En juego la carrera política de Errejón

El Juzgado abre diligencias contra Errejón por patear a un ciudadano

|

Iñigo Errejón, el que fuera cofundador de Podemos y amigo íntimo de Pablo Iglesias, está siendo investigado por un juzgado de Madrid como presunto autor de una agresión en plena calle a un anciano enfermo de cáncer.

El político que ahora dirige Más Madrid -un furibundo chavista que llegó a añorar el cálido viento caribeño en sus discursos de alabanza del tirano venezolano- se ha visto recientemente envuelto en un oscuro caso de presunta agresión a un ciudadano de 67 años, que se encontraba bajo tratamiento de cáncer y tuvo que ser atendido por los médicos a consecuencia de la agresión.

El Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid ha abierto diligencias tras investigar todos los indicios. Además, ha elevado un oficio al Congreso de los Diputados para confirmar si es diputado y está aforado, primer paso para trasladar la causa al Tribunal Supremo y tramitar el suplicatorio al Congreso.

Un hombre de 67 años denunció a Íñigo Errejón por una presunta agresión. A.D.C, vecino del madrileño barrio de Lavapiés, aseguró «que Errejón le dio una patada en el estómago«. Dos testigos lo avalaron.

El denunciante aseguró que poco antes de las 11 de la noche del pasado 2 de mayo, casi 24 horas antes de las elecciones de Madrid, se cruzó con Íñigo Errejón en una calle del barrio de Lavapiés. Según la denuncia, el hombre se dirigió a Errejón para hacerse una foto con él. Sin embargo, Errejón se negó y le espetó: «A partir de las diez de la noche no trabajo».

«Sin mediar palabra», según la denuncia policial, Errejón le propinó «una patada en la barriga». El hombre, según él mismo explicó a los agentes, se quedó bloqueado por la situación pero no llegó a caer al suelo. Sin embargo, su acompañante realizó desde el teléfono móvil de A.D.C. una llamada al 091 de la Policía. La llamada quedó registrada en la base de datos de la Policía junto con la de otra residente en la zona. Los testigos de la presunta agresión aseguraron que Errejón  «fue muy violento e iba con los ojos como un dragón».

Además de la denuncia, los agentes recogieron las imágenes de todas las cámaras de vigilancia de la zona para cotejar la versión del denunciante. La agresión no fue registrada por ninguna de ellas, pero sí aparecían Errejón y sus acompañantes en dos de las imágenes aportadas al juzgado, aseguraron fuentes policiales. En una, al menos, el diputado estaba «muy enfadado». También se veía cómo sus acompañantes se llevaban al líder de Más País de la zona.

Además de esas imágenes, el atestado policial incluía las declaraciones de dos testigos: una persona que acompañaba al denunciante y una segunda que pasaba por la zona sin relación alguna con los implicados.

Íñigo Errejón ha respondido que la denuncia es falsa y ha negado «absolutamente» que agrediera a esta persona, que además le dirigió insultos cuando se negó a hacerse la foto con él.

En rueda de prensa en el Congreso, Errejón quiso ser «rotundamente claro» sobre este asunto y explicó quehay personas que le piden fotos «casi siempre con muy buen ánimo», situaciones en las que «siempre» accede a hacerse la instantánea.

En otras ocasiones remarcó que esa solicitud no parte del buen ánimo o afán de «amistad», sino «todo lo contrario» aunque la mayoría de las veces también opta por retratarse con la persona que se lo pide.

Sin embargo, Errejón destacó que hay «situaciones un poco incómodas» en las que decide no hacerlo.

Errejón sostiene que no agredió a esta persona, que la acusación que se dirige contra él es «falsa» y que está a disposición de «cualquier información oficial que se le requiera».