El nuevo STAR-NG Radar de Gibraltar, por D. Enrique Domínguez Martínez – Campos

|

Queridos amigos: No fue solo el alcalde de Algeciras, el senador del PP señor Landaluce, quien negó lo del cumplimiento del 75% del Plan del Campo de Gibraltar que presentó el ministro Bolaños en el Senado. La plataforma llamada “Por tu seguridad, por la de todos” niega que los datos que ha dado el gobierno de España son reales y asegura que “por el momento sólo hay promesas”. Dicen también que hay actuaciones incluidas en los Presupuestos Generales del Estado y “aún no se han ejecutado”. 

 El portavoz de esta plataforma, Francisco Mena, declaró que “decir que se ha cumplido el 75% dista de la realidad… Han de ser serios y que aquello que se diga se pueda constatar y comprobar”. Añadió que, respecto al Plan de Empleo, dotado con 50 millones de euros, “no lo hemos visto en los Presupuestos del Estado y, por tanto, no sabemos dónde está esa dotación presupuestaria”. Y que, de los prometidos coches con defensas especiales para la Guardia Civil, “se nos dijo que llegarían más de 60 y no hay más de 10 en estos momentos”. Respecto a que el Campo de Gibraltar sea declarado como Zona de Especial Singularidad por parte del Ministerio del Interior para luchar contra el narcotráfico, no hay nada de nada. “Lo que tiene que hacer el Gobierno es cumplir con sus compromisos con el Campo de Gibraltar”.

Es decir, lo que denunció el senador Landaluce y esta plataforma, coincide. Ya sabemos de sobra que este Gobierno –y no digamos nada por parte de su presidente- promete, promete, promete… y si te he visto no me acuerdo. Mucha parafernalia, mucha propaganda y muy pocos hechos. Así y todo, hay quienes les siguen creyendo. Y a pesar de estar aliado con aquellos que desean la destrucción de España, le siguen votando. Lo del “vivan las caenas” (o el enchufe y la subvención) sigue funcionando muy bien en España.

Por fin no se quedaron en Gibraltar. Los dos aviones con medios de inteligencia de la RAF llegados a Gibraltar, salieron de allí el día 25 rumbo a Roma. No deja por ello de ser extraño que tuvieran que aterrizar en el Peñón para llegar a Roma.

Por otra parte, la basura acumulada en Gibraltar –más de seis toneladas– empezó a ser retirada ese mismo día con destino a Los Barrios, después de ser superado el procedimiento administrativo que detuvo tan excelente “exportación” hacia “Corea del Norte”. Como es lógico. Se tardaron unos días en regularizar la situación de ese excelente comercio entre ambas partes de la Verja.

En esa semana se reunieron en Bruselas los representantes de la UE y de GB en la primera parte de la sexta ronda de negociaciones. No tenemos todavía noticia de sus resultados. El día 1 y 2 de marzo, en una segunda parte, se reanudaron esas negociaciones en Londres. En ellas, como todo el mundo sabe, no está presente España, pero sí lo están virtualmente Picardo y su segundo en el ayuntamiento, José García. Y presentes en la sala de negociaciones, el llamado fiscal general del Gibraltar, Michael Llamas y el director de la Casa de Gibraltar en Bruselas, Daniel D’Amato. Todos ellos dispuestos a sacar el mayor partido posible en beneficio de los intereses de los habitantes de la colonia militar británica para aprovechar al máximo el famoso acuerdo-marco de Nochevieja entre España y GB, aquel de la famosa “prosperidad compartida” y el libre acceso del espacio Schengen para los llanitos.

Tanto es así, que el ayuntamiento de Gibraltar invita a los ucranianos que lo deseen, a entrar en Gibraltar por un periodo limitado de tiempo, y mientras permanezcan en el Peñón les aseguran que no tendrán necesidad de obtener ningún visado para poder entrar en España, dando a entender que los gibraltareños estarán ya en el espacio Schengen. Es decir, adelantándose al mayor o menor éxito de las negociaciones con la UE, tratan al parecer, de forzar la situación aprovechando las desgracias ajenas. En este caso, las de los refugiados ucranianos que pudieran llegar a Gibraltar, prometiéndoles lo que aún no se ha aprobado en las negociaciones. ¡Que tíos!

Precisamente, con motivo de la invasión rusa de Ucrania, Picardo y sus muchachos han declarado, de acuerdo con las decisiones adoptadas por GB y la UE, que ningún avión de propiedad rusa podrá aterrizar en el aeródromo de Gibraltar. Por tanto, el Peñón cierra “su espacio aéreo” a los aviones rusos. ¿De qué espacio aéreo se trata? ¿El de un aeródromo de la RAF construido en territorio español robado a nuestro país mientras España se desangraba en la tremenda Guerra Civil del 36? Esta decisión la tomó el gobierno gibraltareño el 28 de febrero, la de “su espacio aéreo”.

Por su parte, el ministro de Transportes de GB dijo que no entrarán buques o yates de procedencia rusa en los puertos británicos. Pero no llegó a prohibirlo de forma tajante. Entre ellos se encuentra la base militar de Gibraltar. Lo curioso de este asunto, es que la Federación Rusa, el 1 de marzo, publicó un listado de 36 países para tomar medidas contra ellos en el ámbito económico y comercial. Mira por donde, Gibraltar estaba incluido en esa lista como nación equiparable a las 35 restantes, entre las que se encontraba España. De modo que la colonia militar británica a descolonizar, para Putin y sus compinches es equiparable a una nación soberana. ¡Pues estamos listos con estos sátrapas!

A partir de ese 1 de marzo, los transportistas gibraltareños, incluidos los conductores de ambulancias, van a tener problemas para cruzar la Verja en dirección a “Corea del Norte” debido a la legislación de la UE.

En 2020, el gobierno de Picardo ya les advirtió que podrían llegar restricciones. Reconocieron que ese día 1, varios vehículos comerciales registrados en Gibraltar conducidos por británicos (incluidos gibraltareños) fueron devueltos en la Verja por los agentes españoles. No se les permitió salir de Gibraltar. Pero a los conductores de la UE empleados en Gibraltar, sí se les permitió salir. Por tanto, parece que esta restricción está dirigida a los nacionales de terceros países no residentes en la UE.

La situación de este asunto es la siguiente: Gibraltar no está incluido en las autorizaciones de la Conferencia Europea de Ministros de Transporte (CEMT). Porque cuando GB pertenecía a la UE no las hizo extensivas a Gibraltar. Cuando el gobierno británico quiso solucionar el asunto llegó tarde, después del Brexit, y el problema depende ya de las negociaciones entre GB y la UE. Por tanto, las exigencias en la Verja a partir del 1 de marzo son exigidas y exigibles. Después de la bondadosa (buenista) permisividad española en este aspecto durante décadas. Aun así, ya veremos cuánto duran estas restricciones en función del lobby gibraltareño y los intereses de los colaboracionistas españoles, con la impagable colaboración del gobierno de España.

Mientras, la colonia militar a descolonizar no deja de modernizar sus instalaciones militares. El día 2 por la tarde, un nuevo radar para la RAF se instaló en la cima del Peñón colocando allí, uno a uno, sus diferentes componentes por medio de un helicóptero Chinook. Este nuevo radar de aproximación, el STAR-NG Radar, estará operativo en septiembre de este año, después de un periodo de verificación y comprobación. Su función será la de explorar el espacio aéreo lo más lejos posible del Peñón en beneficio de la RAF. Esta modernización forma parte de la estrategia británica que se publicó el año pasado, en la que el programa Marshall preveía un gasto de 1,5 millones de libras para determinar el tráfico aéreo en todo el mundo y en el que Gibraltar es una pieza más de la red de vigilancia aérea.

Aun así, parece que las cosas no las tienen muy claras en Gibraltar. El 3 de marzo, el gobierno gibraltareño distribuyó a los ratoncillos que viven en la colonia militar 8.000 manuales de instrucciones que recogen acciones a tomar en caso de que no haya acuerdo en las negociaciones entre GB y la UE. Es una especie de guía para ellos con objeto de seguir normas concretas en caso de un no-acuerdo y tengan que quedarse acurrucados en la jaula. ¿Será porque Picardo y sus muchachos no ven nada claro lo de la “prosperidad compartida”? A mí me pasa igual desde que escuché semejante ridiculez.

En otro aspecto, en el de la guerra, después de que Bruselas (UE) reaccionara de forma más teatral que efectiva frente a la brutal invasión rusa de Ucrania a base de tomar medidas de corte esencialmente económico y deportivo para colapsar fuentes de financiación de la economía rusa, algo que está por ver y comprobar cuáles podrán ser sus efectos, aquel mismo día 3 de febrero, Fabián Picardo aseguró, para estar a la altura del poco peso específico que a nivel mundial desempeña ahora Europa, que ni su gobierno ni Gibraltar tienen nada que ver con la oligarquía rusa que es, al parecer, quien sostiene en el poder al sucesor de Brézhnev en el Kremlin, es decir, a Putin.

Por eso dijo que las sanciones que ha decidido tomar GB contra Rusia, son automáticamente adoptadas también por Gibraltar, añadiendo que también se suman a éstas las tomadas por toda la UE. Es decir, que además de ser la voz de su amo (GB), Picardo quiere seguir representando ante la opinión pública europea el papel de una mini-nación poco menos que independiente. Y no se apea del burro. Ni del ridículo. No quiere reconocer que él y todos los ratoncillos que le acompañan en Gibraltar viven dentro de una base militar que es una colonia británica en suelo español a descolonizar.

Ni creo que tampoco sepa con certeza cuáles de las 35.000 empresas radicadas en Gibraltar se unirán a este concierto de sanciones de GB y la UE contra Rusia o contra los oligarcas rusos amigos de Putin.

Pero representar el papel que en el circo mediático vive esta gente, es esencial para su supervivencia.

Un abrazo a todos.