El Papa fulmina al cardenal Sarah. “Estoy en las manos de Dios. La única roca es Cristo”

|

| No ha esperado prácticamente prórroga. El Papa Francisco ha aceptado la renuncia del cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, con tan sólo 75 años.

 

“Hoy el Papa ha aceptado la renuncia a mi puesto de Prefecto de la Congregación para el Culto Divino después de mi septuagésimo quinto cumpleaños. Estoy en las manos de Dios. La única roca es Cristo. Nos veremos muy pronto en Roma y en otros lugares”, ha escrito el purpurado africano en las redes sociales.

Francisco ha tomado esta decisión sin anunciar siquiera un sucesor para el puesto en cuestión. De los prefectos de las distintas Congregaciones curiales, Sarah no es el de más edad; Beniamino Stella, por ejemplo, prefecto de la Congregación del Clero, tiene 79 años y los cardenales Versaldi y Sandri -al frente de otros dicasterios- tienen 77.

En septiembre, les avisábamos de los posibles movimientos curiales que se avecinaban, y vemos que no erramos el tiro al centrarnos en Sarah, a pesar de ser de los más jóvenes entre los que ya tenían la renuncia presentada.

Como adelantamos en exclusiva el domingo, el Vaticano ha anunciado también la aceptación de la renuncia del cardenal Angelo Comastri como Arcipreste de la Basílica de San Pedro, en su lugar si que se ha anunciado un sustituto: Mauro Gambetti, Custodio del Sagrado Convento de Asís y uno de los purpurados creados por Francisco en el último Consistorio, el pasado noviembre.