El PP derrapa hacia Soros y los globalistas, por Juan Antonio de Castro

George Soros.
|

El próximo octubre se celebrará en Valencia la Convención Programática del Partido Popular. Es el momento idóneo para alinear el pensamiento y líneas de acción del Partido hacia nuevos derroteros. La mayoría de los nuevos “gurús” invitados, aquellos que deberán ampliar el camino capaz de abarcar un mayor electorado  son, curiosamente, los actores más relevantes de la deriva totalitaria globalista del Nuevo Orden Mundial, y en particular aquella capitaneada por George Soros.

Es evidente que la visita de Casado y Arrimadas a Bildelberg marcaba el inicio de una deriva bochornosa a través de la traición a Santiago Abascal, tanto en aquella famosa Moción de Censura, como en el alineamiento del PP a la declaración de persona non-grata realizada por la miembro de un partido de claro tinte anti-español y anti-semita en Ceuta. Dos “momentos estelares” que consuman una traición vergonzosa.

Lo que sí parece estar cada vez más claro es que Casado pretende diseñar el rumbo actual y futuro del PP con aquellos que están provocando la deriva totalitaria, pero que les corresponderá, sin embargo, repartir el pastel: los globalistas.

Entre los posibles invitados a la Convención descollan dos personajes. Se trata de un actor clave de la Open Society Foundation (OSF) de Soros, Michael Ignatieff, profesor de Oxford, Cambridge y Toronto, así como de Anne Applebaum, historiadora y periodista. Los dos son coautores del libro “Rethinking the Open Society” esencia de la promoción de las tesis Sorosianas. En cuanto a Ignatieff, es miembro del “Global Board” de la OSF, órgano supremo de la Fundación cuyo encargo es guiar y rediseñar la estrategia de la misma y revisar y decidir sobre la financiación de todos los programas y actividades. No olvidemos que la OSF gasta más de 1000 millones de $ al año en cerca de 9000 ONGs, universidades, medios de comunicación y periodistas, y organismos internacionales, entre otros. El objetivo es implementar la ingeniería social propia de los globalistas y que incluye la ruptura de las soberanías, la cultura de la muerte (aborto y eutanasia), apoyo a las políticas pro-drogas, el apoyo a la inmigración ilegal, feminismo a ultranza, LGTBIQ+, pro-islamismo, Agenda 2030, Davos, etc.

Si estos son los nuevos amigos de Casado, y finalmente aceptan la invitación, la suerte está echada. Todos aquellos que todavía dudaban sobre la estrategia del PP pueden tenerlo ahora muy claro: se está mejor al calor de las ascuas de aquellos que riegan con dinero y poder, incluso si para ello es necesario renegar de los principios sobre los que se basaba, hasta ahora, la solidez ideológica del partido, o incluso renegar de la lealtad debida a socios fundamentales como VOX, lealtad sin la cual no se podrá desbancar al poder social-comunista en España y garantizar el respeto a la soberanía nacional, la Constitución y la Corona.