Ya no cuela

El problema de las marchas, por Carlos Esteban

|

Europa se llena de protestas multitudinarias que la prensa al uso ignora activamente, mientras en España reina la relativa calma callejera de un pueblo dócil.

Hay que movilizarse, oigo decir, en una de esas manifestaciones de la derecha que abarrota los espacios y lo deja siempre todo como estaba. No me entiendan mal, quizá haya que hacerlo, una y cien veces. Pero tengo serias dudas.

Verán: las marchas y manifestaciones que conocemos, que hemos vivido cualquiera de nosotros, son un rasgo del sistema. En un régimen democrático, cuando un grupo siente la necesidad de reivindicar algo, sale a la calle para llamar la atención del poder sobre el problema en cuestión. Y es esta misma condición de mecanismo oficializado que tienen las marchas, de aspecto secundario del sistema, lo que me lleva a considerarlas inútiles. Porque, por su propia naturaleza, son una forma implícita de ratificar que el sistema está funcionando, y no es el caso. Da la sensación de ser un modo de que parezca que se hace algo con la tranquilidad de saber que no tendrá consecuencias, como cuando el PP interpone un recurso de inconstitucionalidad contra una ley socialista que dice no gustarle pero que mantiene cuando gobierna.

Es entrar en el juego y pretender que todo está bien salvo este asunto o aquel detalle, y no es verdad; es reconocer que estamos en un régimen constitucional de libertades garantizadas en un Estado de Derecho, y hay razones sobradas para dudarlo. El Tribunal Constitucional ha declarado dos veces que los estados de alarma en los que el Gobierno nos encerró en casa, nos tapó la cara, nos impuso un toque de queda y dinamitó sectores económicos enteros eran inconstitucionales, se oponían a la primera ley del reino. Y no ha pasado absolutamente nada. Más: el responsable de ese desmán, Pedro Sánchez, ha dicho que lo volvería hacer, que parece un eco traducido del “ho tornarem a fer” de los sediciosos catalanes indultados. ¿En qué sentido, entonces, vivimos en un Estado de Derecho?