Derecho a la vida

El Senado de EEUU tumba la intentona de demócrata de blindar el aborto como derecho

|
Los demócratas del Senado de EE.UU. no consiguieron este miércoles los suficientes votos para sacar adelante un proyecto de ley cuyo objetivo era frustrar la nueva orientación del Tribunal Supremo en favor del derecho a la vida.
Con la nueva ley, los senadores de Biden pretendían a blindar a nivel federal la consideración del aborto como derecho constitucional intocable. 
La Constitución norteamericana no consagra la práctica abortiva como derecho fundamental, sino que tal consideración surge de una ya vieja doctrina elaborada por el Tribunal Supremo de los EE.UU. en los años setenta del pasado siglo, cuando las conclusiones de los avances científicos no eran los actuales.
El Tribunal Supremo está revisando en estas fechas, a la vista de las más avanzadas conclusiones biológicas y médicas sobre el comienzo de la vida, dicha doctrina, con la finalidad de que las prácticas abortivas puedan ser reguladas sin el blindaje constitucional por cada estado miembro.

La iniciativa de los partidarios de Biden naufragó en un voto clave, ya que los demócratas no consiguieron los 60 apoyos necesarios para que comenzara a ser debatida en el Senado.

Con la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, presidiendo la sesión, los 50 republicanos votaron en bloque en contra, mientras que los demócratas uno por uno fueron votando a favor mientras gritaban: «¡aye!» (sí).

El único demócrata que rompió filas con su partido fue Joe Manchin, el último en votar y quien dejó el marcador en 49 votos a favor y 51 en contra.

La votación se produjo en un clima de alta tensión después de que la semana pasada el medio Politico publicara un borrador de un fallo del Tribunal Supremo de EE.UU. que apunta a la reconsideración del aborto como derecho que ese tribunal realizó en la sentencia «Roe contra Wade» en 1973, bajo distintos parámetros científicos.

La filtración puso a los demócratas a la defensiva, ya que la derogación de «Roe contra Wade» permitiría a los republicanos, mediante leyes aprobadas en los parlamentos estatales, regular las prácticas abortivas sin el blindaje constitucional que suponía su consideración como derecho. 

«La votación de hoy es una de las más importantes que celebraremos en décadas», afirmó antes del voto el líder de los demócratas en la Cámara Alta, Chuck Schumer.

Schumer había impulsado la votación con el objetivo de obligar a los senadores a posicionarse públicamente pese a que tenía pocas probabilidades de salir adelante.

Actualmente, el Senado está dividido por la mitad con 50 escaños para los republicanos y 50 para los demócratas, quienes detentan la mayoría gracias al voto de desempate Harris, que ejerce como presidenta de la cámara.

Schumer advirtió que habrá consecuencias «reales» e «inmediatas» si el Tribunal Supremo anula «Roe contra Wade».

En concreto, si el Tribunal Supremo anula la protección al aborto, 26 de los 50 estados de EE.UU. tomarán medidas para restringirlo.

Planned Parenthood, la gran y millonaria industria abortiva de los EE.UU,  está muy preocupada.