El Tribunal electoral de Nicaragua impide la participación de la oposición en los comicios

|

El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, dominado por los sandinistas del país, notificó este martes la cancelación de la personalidad jurídica del Partido de Restauración Democrática (PRD), que forma parte de la Coalición Nacional, el principal bloque de la oposición democrática que busca derrotar al dictador sandinista Daniel Ortega en los comicios del 7 de noviembre.

El presidente del partido que acaba de ser excluído de la concurrencia electoral, Saturtino Cerrato, atribuye la medida a la impugnación hecha la víspera por «supuestos pastores» evangélicos que se presentaron al CSE y acusaron al PDR de «traicionar los valores cristianos», después que ese colectivo confirmara el fin de semana su alianza política con la Coalición Nacional. Un disparate solo concebible en países gobernados por personajes como  el tirano Daniel Ortega.

«Que yo sepa una persona civil y natural no puede impugnar un partido político. Ellos ni siquiera son miembros del PRD», señaló Cerrato.

La casilla del PRD era la única opción con que contaba la Coalición Nacional (CN, formada por cuatro movimientos y dos partidos que apoyaron las protestas opositoras de 2018) para competir contra Ortega, quien detenta el poder desde 2007 y busca su tercera reelección consecutiva.

La decisión del CSE ha provocado la reacciónón en círculos políticos de la oposición, que la han calificado de «ilegal” y «arbitraria” de cara a los comicios presidenciales y legislativos del 7 de noviembre.

«La cancelación ilegal de la personalidad jurídica del PRD demuestra el miedo del orteguismo”, dijo en una declaración en redes sociales Ana Margarita Vijil, dirigente del opositor partido Unamos, también miembro de la Coalición Nacional.

«Esta Coalición Nacional diversa, beligerante, que ha firmado una alianza electoral de hecho con el PRD le da terror a Ortega”, añadió Vijil, quien pertenece a una familia de disidentes sandinistas.

Se da la circunstancia de que la semana pasada se inscribió como alianza electoral otro supuesto bloque de la oposición, llamado Ciudadanos por la Libertad, que es un partido minoritario vinculado al gobierno del Frente Sandinista. De tal manera, Daniel Ortega impide que se presente la verdadera oposición a las elecciones, al tiempo que crea y tolera un sucedáneo de partido con el que ofrecer a la comunidad internacional una apariencia de elecciones libres y democráticas.