Compra casi cerrada: 15 millones

Defensa y el Ayuntamiento de San Sebastián llevaban año y medio de negociaciones para proceder a la compra de la parcela y posteriormente comenzar los planes de expansión en los que se contemplaba el derribo de parte de las instalaciones ahora llamadas a proteger por la Justicia.