El vacío del banco azul: un síntoma

|
Todo un síntoma de la política española. Un gobierno que se niega a ser controlado por la oposición, que desprecia al parlamento y que se sitúa cómodamente al margen de la realidad.
El espectáculo de la sesión de control de hoy martes en el Congreso de los Diputados ha sido sencillamente bochornoso: ausencia de control por incomparecencia del llamado a ser controlado.

La oposición parlamentaria de PP, Ciudadanos y Vox, ha denunciado el vacío del banco azul en el Congreso de los Diputados y la ausencia de la mayor parte del Gobierno -solo han acudido seis de un total de 22 ministros- a la sesión de control, dejando sin responder la mitad de las preguntas planteadas por los grupos. Un desprecio de tal magnitud no se había visto nunca antes en el parlamentarismo español.

Aunque ayer el Ejecutivo pidió aplazar la respuesta a estas cuestiones, el Gobierno está faltando a su obligación de rendir cuentas en la Cámara y no solo critican que la mayoría de los ministros no haya acudido este miércoles a la sesión de control sino que muchas veces tampoco estén, por ejemplo, cuando el debate legislativo es sobre leyes que afectan a sus departamentos.

De «esconderse» ha acusado al Gobierno el secretario general del PP, Teodoro García Egea: «está escondido y avergonzado de sus propias medidas», ha dicho tras denunciar la ausencia, entre otros, de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para dar explicaciones sobre el disparado precio de la luz y la «nula efectividad de las medidas tomadas».

También Ciudadanos ha censurado estas ausencias y ha anunciado que va a solicitar a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que «ampare los derechos de la oposición» y traslade al Gobierno que «acomode su agenda» a la Cámara y no al revés, y que tengan que justificar sus ausencias.

«Es lamentable ver el banco azul vacío hoy, el martes por la tarde y mañana seguramente», ha insistido Bal al referirse a la Cámara Baja aunque también ayer en la sesión de control del Senado se quedaron sin responder el cincuenta por ciento de las preguntas.

Van a plantear esta iniciativa a través de un escrito dirigido a Batet para que traslade al Ejecutivo la solicitud, de modo que los diputados puedan ejercer «debidamente» su función y que los ciudadanos vean que está cámara «funciona de verdad», ha dicho.

Desde Vox, su portavoz adjunta, Macarena Olona, ha criticado igualmente todas estas bajas en la sesión de hoy, lo que ha tachado de «insulto» al Parlamento.