Nueva política

Errejón se sienta el martes en banquillo por agresión a un ciudadano

|
El diputado de Más Madrid Íñigo Errejón se sentará el martes en el banquillo de un juzgado de Plaza de Castilla acusado de un delito de maltrato, por haber dado (presuntamente) una patada a un ciudadano que le pidió hacerse con él una foto en mayo de 2021 en el barrio de Lavapiés.

Será a partir de las nueve y media de la mañana en el Juzgado de Instrucción número 16 de Madrid, cuya titular, Margarita Valcarce, ha llevado la investigación del caso, como ratificó la Audiencia Provincial de Madrid el pasado mes de octubre al no admitir una recusación de la jueza anunciada por la defensa de Errejón, pero no ratificada.

La magistrada propuso el pasado mes de agosto juzgar al diputado de Más País por un delito de maltrato por (supuestamente) propinar una patada al denunciante. Al tratarse de un delito leve, no interfiere la condición de aforado de Errejón y el juicio se celebra en los propios juzgados de Plaza de Castilla.

Fuentes jurídicas han precisado que esta conducta está tipificada en el artículo 147.3 del Código Penal y prevé pena de multa de entre uno y dos meses para los autores, con una cuantía que depende de la solvencia económica del acusado.

De cara al juicio, el letrado del denunciante, Carlos del Arco, ha confiado en declaraciones a Efe en que Errejón sea condenado porque su cliente «dice la verdad y sufrió una agresión, como quedó grabado en las cámaras, con poca calidad pero con imágenes coincidentes en el tiempo y el espacio con lo denunciado», y como ratificó un testigo, el único que declaró porque la parte acusada no llevó a más.

El abogado ha subrayado que el político «ha puesto impedimentos» para la retransmisión del juicio en streaming, como estaba dispuesto a hacer el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y accedió el denunciante para que cualquier ciudadano pudiese verlo, y finalmente no se retransmitirá ni se podrá grabar la sesión.

Errejón fue denunciado en la Policía por un ciudadano de 67 años que aseguró que el pasado 2 de mayo él se acercó a Errejón en una calle del barrio de Lavapiés para pedirle una foto pero este se negó y, al insistirle, el político le pegó una patada en el estómago.

El político negó esta agresión, explicando que se negó a hacerse una foto en una situación «incómoda» y se marchó.

La magistrada abrió diligencias a raíz del atestado policial y tomó declaración al denunciante el pasado 24 de junio, día en el que la presunta víctima ratificó que fue agredido por el político sin que él le insultara ni provocara.

Un testigo corroboró esa versión de los hechos ante la jueza, que ordenó a la Policía que mejorara las imágenes recabadas de las cámaras de la calles.