Poderoso caballero

España rinde pleitesía a la «ejemplar democracia» catarí

|

El emir de Catar anuncia una inversión de 4.720 millones de euros en España

El emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani, ha anunciado este martes que su país aumentará en 4.720 millones de euros (5.000 millones de dólares) las inversiones del país árabe en España en los próximos años por la confianza que tiene en la «solidez» de la economía española.

Al Thani ha anunciado esta cantidad en el discurso pronunciado en la cena de gala que los Reyes han ofrecido a él y a su esposa en el Palacio Real de Madrid, a la que ha asistido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el que el jeque va a firmar mañana el acuerdo por el que Catar pasa a tener una relación de asociación estratégica con España, algo que sólo tiene con otros siete países.

«Todo ello es prueba de nuestra confianza en la fuerza de la economía española. Hoy mismo he dado instrucciones para incrementar las inversiones en 5.000 millones de dólares, que tendrán un valor añadido a nuestras exitosas inversiones ya existentes en España, teniendo en cuenta que Catar es considerado uno de los mayores inversores árabes en España», ha asegurado el emir.

Al Thani, que no ha concretado en qué terrenos se ejecutarán estas inversiones, ha destacado la «profunda amistad» que une a su país con España y la cooperación que ha habido en los últimos años en áreas como la energía.

La visita de Estado del emir coincide con la crisis de suministro de gas en Europa debido a la invasión rusa de Ucrania y al deseo de la UE en incrementar las importaciones de Catar, al ser uno de los mayores productores del mundo de esta fuente energética.

Asociación estratégica

Los lazos entre España y Catar se elevarán al de una asociación estratégica, tal y como quedará reflejado en la declaración conjunta que los dos gobiernos suscribirán este miércoles y en los doce acuerdos de diverso tipo que se rubricarán durante la visita.

Referente de gas licuado


Catar es el mayor exportador mundial de gas licuado y el quinto proveedor a España, solo por detrás de Estados Unidos, «lo que nos sitúa como el cliente europeo más importante», explica Eduardo Irastorza, profesor de OBS Business School.

Esa circunstancia, opina Irastorza, es de «enorme importancia» pues Catar ha expresado su voluntad de convertirse en socio preferente de España, lo que refuerza el papel de nuestro país como receptor de gas licuado de cara a distribuirlo en el mercado europeo, que afronta el próximo invierno con la perspectiva de no depender del gas ruso.

«España ha realizado una enorme inversión en infraestructuras de transformación cara a la intermediación de Europa, más necesitada que nunca de nuevos proveedores de energía, por lo que es una gran oportunidad para nuestro país».

El más importante será el de colaboración entre el fondo soberano catarí QIA (uno de los más importantes del mundo y con activos por valor de 450.000 millones de euros) y la sociedad estatal Cofides. Mediante este convenio se identificarán oportunidades de inversión en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España, pero el Gobierno no concreta proyectos con esa inversión.

Catar ya es junto a Emiratos Árabes Unidos uno de los principales inversores en sectores claves de la economía española como la aviación civil, finanzas, construcción, energía o infraestructuras, pero desea incrementar y diversificar esa presencia. Sobre todo en ámbitos como el de la sostenibilidad, la transición ecológica y energética, y el mundo digital.

El Gobierno está muy interesado en incrementar sus relaciones con Catar, país que tiene la renta per cápita más alta del mundo y que es el segundo exportador mundial de gas tras Estados Unidos, un asunto de especial relevancia en el contexto energético actual y agravado por la guerra en Ucrania.

En la actualidad, según el Ejecutivo, es el segundo proveedor de gas natural a España junto con Nigeria y por detrás de Argelia, y en 2019 representó el 11,4 % del total de importaciones gasísticas aunque descendió en los dos años siguientes tres puestos. Algo que el Gobierno cree que puede cambiar en los próximos meses y años y por lo que insiste en la importancia capital de la relación con este país.

Catar tiene la capacidad y la intención de aumentar su producción de gas en dos tercios para cumplir sus compromisos con países de Oriente y apoyar a Europa, aunque se fija para ello un horizonte hasta 2025 o 2026. Para ejecutarlo, busca que haya contratos a largo plazo que garanticen la rentabilidad de la inversión necesaria.

Las autoridades de Catar anunciaron antes de la visita del emir a España que en su transcurso habría un «gran anuncio» y fuentes de la comitiva catarí se han ratificado en ello y han señalado que los detalles se conocerán tras la reunión del emir con Sánchez y que incluirá un fuerte incremento de las ventas de gas en 2025.En ese contexto, Catar desea estabilidad en su región, ya que el principal campo de gas del país es compartido con Irán, y pretende que no se olvide el problema de Afganistán.

Cena de gala

Felipe VI se ha mostrado partidario de que España refuerce su presencia en el Golfo Pérsico para establecer un vínculo “más estable y estratégico” en esta región ante su importancia creciente en el mundo.

El Rey ha expresado este deseo durante la cena de gala que, junto a la reina Letizia, ha ofrecido al emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani, y a su esposa al término de la primera jornada de su visita de Estado a España.

El monarca ha asegurado que la amistad con los países del Golfo es “un pilar esencial” de la política exterior española, pero ha hecho hincapié en la importancia de fortalecer esta relación y prolongar “la interlocución privilegiada” que España ha tenido siempre con los países árabes».

“Deseamos establecer un vínculo más estable y estratégico, acorde con su importancia en el mundo. Esta es una zona en la que, además, Catar desempeñar un papel fundamental”, ha subrayado don Felipe, que al comienzo de su discurso ha pronunciado unas palabras en árabe para dar la bienvenida al jeque.

Felipe VI ha valorado el crecimiento económico de Catar, uno de los mayores productores de gas del mundo, y el que sea uno de los principales inversores en España. A su vez, ha agradecido la confianza demostrada por Catar en las empresas españolas en sectores como las infraestructuras, la energía, la defensa o la aviación. También ha elogiado los avances de Catar en materia de derechos civiles y libertades públicas.

En este terreno, ha destacado “el significativo nivel de integración” de las mujeres en el mercado laboral, las reformas destinadas a mejorar las condiciones de los trabajadores y la celebración el pasado mes de octubre de las primeras elecciones legislativas.

Confianza en la economía española

Por su parte, el emir ha hecho hincapié en la confianza que su país tiene “en la fuerza de la economía española”, por lo que ha anunciado el incrementos de las inversiones que, ha añadido, “tendrán un valor añadido” a las ya existentes.

Al Thani, de 41 años y al frente del país desde 2013, ha abogado por seguir fortaleciendo las relaciones entre los dos países, continuar el apoyo y refuerzo por el bien y el interés de nuestros pueblos. «Nuestra presencia aquí, a día de hoy, reafirma dicho interés», ha proclamado.

Catar va a organizar a finales de año el Mundial de Fútbol, al que el jeque ha invitado a los Reyes a asistir a la inauguración y “a los partidos que les interesen” tras felicitarse por que la selección española se haya clasificado.

Además de Sánchez, han asistido a la cena el ministro de Exteriores, José Manuel Albares; la de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el de Cultura, Miquel Iceta, así como la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el del Senado, Ander Gil, y la de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Por la importancia de las relaciones bilaterales, han estado en el Palacio Real los presidentes de Iberdrola, Ferrovial, Acciona, Santander y Naturgy, entre otras compañías.

No ha asistido el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, quien ha estado hoy de visita en Ceuta, y en su lugar ha asistido la portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra. No ha habido ningún representantes de Unidas Podemos, mientras que de Vox y Cs han acudido también sus portavoces en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros y Edmundo Bal.