España y Polonia retoman hoy sus cumbres bilaterales cuatro años después

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki.
|

España y Polonia retoman este lunes sus cumbres bilaterales, que llevaban cuatro años sin celebrarse, y sus respectivos jefes de Gobierno, Pedro Sánchez y Mateus Morawiecki, presiden una cita en la que desean reforzar la relación pese a las diferencias que mantienen en algunas políticas de la UE.

La localidad madrileña de Alcalá de Henares albergará la XIII cumbre hispano-polaca, que contará con la presencia de una docena de ministros de ambos países.

Por parte española estarán presentes las vicepresidentas segunda, tercera y cuarta (Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera, respectivamente) y los ministros de Interior (Fernando Grande-Marlaska), Asuntos Exteriores (Arancha González Laya), Transportes (José Luis Ábalos) e Industria, Comercio y Turismo (Reyes Maroto).

En la cumbre se pretende fortalecer la relación en diversos ámbitos, pero de forma especial, según fuentes del Gobierno, en el terreno económico, comercial y de inversiones.

Los dos países tienen una balanza comercial que tiende al equilibrio y que en 2020 llegó a casi 11.600 millones de euros, y hay muchas empresas españolas operando en Polonia.

Pero el Ejecutivo considera que en este terreno aún hay un gran potencial que puede aprovecharse.

España y Polonia tienen intereses comunes en la UE, son, respectivamente, la cuarta y quinta economía comunitaria, y su tamaño y población son similares.

Pero también hay cuestiones en las que el Gobierno social-comunista de coalición mantiene diferencias con el Ejecutivo del partido patriota-conservador polaco Ley y Justicia.

Entre ellas la política de inmigración y asilo de la Unión Europea, ya que Polonia (junto al resto de países del denominado Grupo de Visegrado y que completan Hungría, República Checa y Eslovaquia) se opone a las tesis de socios del sur de Europa como España.

Éstos son partidarios de una inmigración masiva descontrolada y de la acogida de refugiados sin filtro de origen o necesidades reales del país de acogida, mientras que los países centroeuropeos se niegan a sucumbir ante el empuje inmigratorio y la presión para que abra sus fronteras sin control a personas de culturas ajenas y con poca predisposición a la integración.

También hay notables discrepancias entre los gobiernos español y polaco en otras materias, como el aborto o las leyes LGTBI.

En el marco de las ayudas de la UE, Sánchez y Morawiecki tendrán oportunidad de analizar la evolución de la crisis sanitaria producida por la Covid-19 en sus respectivos países y en Europa, así como el proceso de vacunación y la próxima puesta en marcha del certificado digital covid que facilitará la movilidad entre los países europeos.

Durante la jornada se firmarán seis memorandos en materia de asuntos exteriores, ciberseguridad, transportes e industria, además de una declaración conjunta.

La celebración de este encuentro en Alcalá de Henares tiene un carácter simbólico ya que en esta localidad madrileña hay una gran comunidad de ciudadanos polacos.