INMENSA IRRESPONSABILIDAD

8-M: Todas y todos al coronavirus

|

En 2018 solo la manifestación del 8-M en Madrid reunió a 350.000 personas, pero las manifestaciones y concentraciones fueron multitudinarias en todo el territorio nacional. Este año se han vuelto a convocar grandes macromanifestaciones en todas las capitales de provincia. El portavoz del Gobierno para el coronavirus ha recomendado que no asistan las personas con síntomas de padecer la enfermedad. Ahora bien, la enfermedad tiene un periodo de incubación de 24 días, de manera que habrá multitud de personas ya infectadas y asintomáticas que, sin embargo, acudirán a esas marchas y contribuirán a una expansión vertiginosa, brutal, del coronavirus que llevará al sistema sanitario al colapso.

El Gobierno de Pedro Sánchez e Irene Montero no hace más que apelar al sentido común. Pues por sentido común no parece lógico, ni prudente, ni coherente, mantener la convocatoria y no instar la suspensión de concentraciones de miles de personas alegremente dispuestas a ser contagiadas (porque no pasa nada) y a expandir el virus en cifras y progresiones inimaginables.

No tiene ningún sentido mantener las macromanifestaciones del 8-M en toda España y luego recomendar a la gente que vaya a metro y medio de los demás viandantes. China ha dado un ejemplo de lo que es tomarse en serio esta epidemia letal. Italia, aunque tarde, ha adoptado una enorme batería de medidas: cierre de colegios y universidades, clausura de congresos y eventos deportivos y sociales, no ir al cine ni al teatro, que los mayores no salgan a la calle. Francia está en esa misma actitud. ¿Y España? Aquí se celebran las Fallas en uno de los lugares con mayor extensión de la infección. Luego, eso sí, se juega un partido de baloncesto a puerta cerrada mientras se convocan alegre e irresponsablemente manifestaciones de multitudes apretujadas. Inmejorables condiciones para que virus campe a sus anchas.

Por este camino, la imprudencia de este Gobierno va a convertir a España en el país más contagiado de Europa, y también el más apestado.

¿Dónde están los partidos políticos, las asociaciones, las fundaciones, la sociedad civil española que ni se hace preguntas ni alza la voz contra ésto? ¿Qué tipo de políticos y de sociedad tenemos? El día 8 se juntaran en todas las ciudades españolas millones de personas que van directas al riesgo de contagio y que luego diseminarán el virus cuando vuelvan a casa. ¿No se podría aplazar esa manifestación?

Lo que más preocupa al Gobierno de Sánchez es que no le agüen la fiesta feminista. Lo demás, nada importa. Tal es su nivel de frivolidad. Está empeñado en combatir el miedo cuando lo que tiene que hacer es combatir el virus. Mantener el 8-M es de una inmensa irresponsabilidad y de una gravedad extraordinaria.