POR SUS RELACIONES CON EL CHAVISMO

Alarma en la OTAN por la llegada de Podemos al Gobierno de España

|

El acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos para un Gobierno de coalición ha soliviantado a los servicios de Inteligencia. La cercana posibilidad de que el partido de que el comunista Pablo Iglesias forme parte de las estructuras gubernamentales ha despertado una gran preocupación entre los agentes de la Seguridad y de la Inteligencia del Estado.

El hecho de que «antimilitaristas» vayan a formar parte del Ejecutivo genera incomodidad porque España forma parte de la estructura de la OTAN y tiene unos potentes acuerdos de colaboración militar firmados con Estados Unidos, entre otros países.

Es preciso señalar que esos pactos, además de fortalecer lazos militares, abren la puerta también a un aumento de la cooperación policial. Y estas fuentes interpretan que la llegada de miembros de la formación de Pablo Iglesias puede provocar desconfianza entre los socios militares y en el propio seno de la OTAN.

Argumentan que Unidas Podemos aboga por ir quitando protagonismo «progresivo» a la OTAN para concedérselo a la Unión Europea y su Política Común de Defensa y Seguridad, «evitando duplicidades y mejorando tanto las sinergias entre Estados miembros como la eficacia en conjunto» y tiene vínculos con el chavismo.

Precisamente el líder de VOX, Santiago Abascal, puso en cuestión la fuga del exjefe de Inteligencia de Gobiernos venezolanos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, Hugo Armando Carvajal, que estaba pendiente de la Justicia española al haber sido reclamado por Estados Unidos, y lo relacionó con la formación de un Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos.

Hugo Armando Carvajal abandonó Venezuela y acabó en España, donde fue detenido en abril. Estados Unidos reclamó su extradición por narcotráfico, y en una primera decisión la Audiencia Nacional la denegó en septiembre, pero finalmente la autorizó a instancias de la Fiscalía. En ese intervalo se fugó, lo que suscitó las críticas de la Administración Trump. «Tenemos todas las sospechas -indicó cuando se le repreguntó por la conexión entre uno y otro acontecimiento- Pedro Sánchez no tiene ningún escrúpulo», dijo.