Un antidisturbios desplazado a Cataluña: ‘Lo que se está viviendo es terrorismo’

|

Rosalina Moreno para Confilegal.

Este policía nacional lleva 12 años en las Unidades de Intervención Policial (UIP) y afirma que los disturbios por la sentencia a los golpistas ha sido «la peor situación» a la que se ha enfrentado.

El agente, que ha estado 19 días en esta comunidad en la ‘Operación Ícaro’ -hasta el pasado martes- y regresará previsiblemente el próximo miércoles, relata en una entrevista concedida a Confilegal su experiencia en primera línea del conflicto.

«Lo que se está viviendo en Cataluña en los altercados por la sentencia del ‘procés’ se acerca más al terrorismo que a un delito de daños o desórdenes públicos”.

Así lo manifiesta a Confilegal uno de los antidisturbios desplazados eventualmente a esa comunidad en la denominada ‘Operación Ícaro’ para hacer frente a la respuesta del separatismo a la sentencia a los golpistas.

Esteban González (no es su nombre real) pertenece a la VIII Unidad de Intervención Policial (UIP), con base en La Coruña, y ha estado en Cataluña 19 días, hasta el pasado martes.

En unos días regresará, previsiblemente el próximo miércoles.

González lleva 12 años en las UIP y afirma que ésta ha sido “la peor situación” a la que se ha enfrentado.

También estuvo en el operativo desplegado en Cataluña por el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

En esta entrevista en Confilegal relata su experiencia en primera línea del conflicto.

En la ‘Operación Ícaro’ hasta 134 policías nacionales han resultado lesionados por los ataques de turbas de radicales en protesta por la sentencia del ‘procés’, 78 de ellos en la tarde/noche del 18 de octubre. Varios tuvieron que ser hospitalizados.

También hasta la fecha 221 vehículos han resultado afectados por el lanzamiento de todo tipo de objetos contundentes, alguno de ellos ha quedado inutilizado.

Dos compañeros de Esteban González de la VIII UIP resultaron gravemente heridos en Barcelona. Iván A. F. sufrió un  sufrió un traumatismo craneoencefálico por el impacto de un objeto contundente, que llegó a atravesar su casco, y tiene una lesión en una vértebra. Sigue en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) recuperándose de las lesiones.

El otro agente es Ángel Manuel H. S. , que tuvo que ser operado del brazo -le han colocado una placa y 6 tornillos-. Recibió el alta el pasado viernes y el sábado llegó a la Comisaría de Lonzas (La Coruña), donde los compañeros le dieron un caluroso recibimiento. Ahora le queda por delante un proceso de rehabilitación.

Según ha informado el Sindicato Unificado de la Policía (SUP), ante estas “jornadas de tensión, riesgo y extrema violencia” en Cataluña, con “servicios prolongados durante más de 20 horas”, en una “misión de máxima relevancia, como es la defensa de la legalidad constitucional”, que se ha saldado con “muchos heridos” y  daños en vehículos, “la Dirección General de la Policía e Interior han puesto al trabajo de los compañeros desplegados en la ‘Operación Ícaro’ un precio de 10,66 euros la hora”.

“Nos jugamos la vida por 10,66 euros la hora”, ha criticado el SUP, y ha anunciado que exigirá a la Dirección General de la Policía “respeto a la jornada laboral, recompensas dignas y unas retribuciones ajustadas al esfuerzo, riesgo y penosidad de los servicios de la ‘Operación Ícaro’.

¿Cómo es trabajar en Cataluña?

Trabajar allí no es fácil. Se ve hostilidad hacia nosotros por parte de un sector de la sociedad. A los separatistas no les gusta ver a la Policía Nacional allí y a la UIP menos. Se nos vincula con una unidad represiva.

¿Cuál fue el peor día?

El viernes 18 de octubre. A las 13:00 horas salimos del hotel, en Salou, y llegamos al aeropuerto de El Prat unos minutos después de las 14:00 horas. A las 19:30 nos dirigimos a Via Laietana, a las 20:00 entramos detrás de la Brigada Móvil (BRIMO) de los ‘Mossos’ y giramos hacia la calle de Les Junqueres.

A las 20:30 aquello era un campo de batalla, los radicales estaban muy bien organizados, buscaban matar a algún policía, y nuestro compañero Iván recibió un golpe en la cabeza que le dejó inconsciente. Sangraba por los oídos. Lo retiramos de la zona de máxima exposición y posteriormente lo trasladamos al hospital.

Iván sigue en la UCI. Según ha informado el SUP, el TAC dio resultado sin afectación a movilidad y los pulmones avanzan bien, y ha mejorado mucho en cuanto a consciencia. Reconoce e interacciona sin dificultad y recuerda prácticamente todo hasta las 20:30 de ese trágico viernes. ¿Usted resultó herido?

Segundos antes de que cayera Iván, una piedra me alcanzó en la rodilla izquierda. Me mantuve en pie y seguí luchando. Era una pelea por la supervivencia.

¿Cómo se encuentra?

Tengo un fuerte moratón y la zona está muy dolorida. Estoy pendiente de valoración por parte del traumatólogo. No estoy de baja para no perjudicar el servicio.

¿Aquello es terrorismo?

Aquella gente estaba muy bien organizada. Nos tiraban de todo y tenían una violencia desmesurada. No estamos hablando de alborotadores al uso. Se acerca más al terrorismo que a un delito de daños o desórdenes públicos.

¿Es la peor situación que ha vivido?

Llevo 12 años en las UIP y este ha sido la peor situación a la que me he enfrentado.

Fue una mezcla de impotencia y supervivencia.

Lea la entrevista completa en Confilegal