PUBLICIDAD
MIEMBRO DE BATASUNA

Araiz, impulsor de la ‘socialización del sufrimiento’ de ETA, negocia con el PSOE

|

El parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz ha afirmado que la reunión que mantuvo la coalición batasuna este miércoles con la presidenta del Gobierno foral, la socialista, María Chivite, es «un paso hacia la normalidad absoluta en las relaciones entre un Gobierno y las fuerzas políticas del Parlamento» y ha valorado además que hubo «sintonía» para encarar la negociación de los Presupuestos Generales de Navarra para 2020.

Adolfo Araiz ha dicho que «hubo sintonía en cuanto a los ejes centrales de lo que pueda ser el Presupuesto y se ha iniciado un camino que puede terminar en un acuerdo positivo para toda la ciudadanía de Navarra».

PUBLICIDAD

Araiz fue miembro de Herri Batasuna, considerada un eslabón más de la banda terrorista de ultraizquierda ETA, Y uno de los dirigentes de Batasuna que apoyó la denominada ponencia Oldartzen (acometiendo) en 1995, la estrategia dirigida por ETA para extender los atentados a toda la sociedad civil, en especial contra políticos y periodistas, y diseñada como una herramienta para «extender el dolor».

HB consideraba «legítimo” utilizar «todas las formas de lucha» contra sus «enemigos» y sintonizaba así con las directrices de la banda terrorista para aniquilar al discrepante. Con el tiempo se rebautizó como la de «la socialización del sufrimiento».

El atentado que inauguró ese periodo en la historia terrible y sangrienta de ETA fue el de Gregorio Ordóñez, el teniente de alcalde del PP en San Sebastián. Le siguió el asesinato de Tomás Caballero y José Javier Múgica, ambos concejales de UPN en Pamplona y Leiza, y el secuestro y asesinato del concejal del PP de Ermua, Miguel Ángel Blanco, en 1997.

PUBLICIDAD