MARTA FLOR

Archivan la querella por acoso sexual de la abogada de Iglesias contra su excompañero Calvente

|

La titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire, ha acordado este miércoles el sobreseimiento provisional de las diligencias abiertas tras la interposición de una querella por parte de la abogada de Podemos Marta Flor contra José Manuel Calvente por supuesto acoso sexual y laboral, hostigamiento, coacciones y lesiones.

Ambos eran miembros del equipo legal de la formación política Podemos en el momento de los hechos denunciados y ahora archivados. Calvente ejercía como coordinador del equipo y fue despedido por la dirección del partido tras la denuncia de Flor.

Tras una serie de diligencias, la magistrada ha tomado la decisión de archivar el procedimiento abierto por acoso sexual y laboral que no ha resultado debidamente justificada la perpetración de los delitos que dieron lugar a la formación de la causa, en consonancia con el informe del fiscal, de fecha 10 de julio, en el que se solicitaba el sobreseimiento, el cual todavía no es firme, ya que el auto puede ser recurrido.

La juez explica en su auto que no se ha acreditado el delito de acoso sexual «ante la falta de evidencia de favor sexual alguna, ni ninguna situación objetiva intimidante, hostil o vejatoria hacia la querellante por parte del querellado».

‘Relación de amistad y confianza’

Señala que la «relación de amistad y confianza» entre los abogados Marta Flor y José Manuel Calvente «fue consentida y compartida por ambas partes hasta febrero de 2019, tal como reflejan los mensajes aportados por la propia querellante, quien reconoce dicha amistad hasta el 22 de febrero, fecha en que manifiesta con claridad que solo quiere una relación profesional».

De hecho, apunta que Calvente «era su apoyo en momentos difíciles, y así se lo reconocía» Flor y que por tanto «la proposición ‘decente'» que el abogado pudo hacer a su compañera «de pasar juntos un fin de semana carece de la entidad e intensidad» no cumple con lo exigido por el artículo 184.1 del Código Penal para considerarlo acoso sexual.

Por otro lado, la titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid no ve en los hechos denunciados la posible comisión de un delito de acoso laboral porque «no hay relación de superioridad laboral». Según indica en la resolución, Calvente «es un mero coordinador del equipo legal, con el fin de racionalizar y distribuir el trabajo entre los miembros del equipo, sujeto a la aprobación, visto bueno e instrucciones de la responsable del equipo».