POR EL ACERCAMIENTO

Covite acusa al Gobierno vasco de ‘ceder ‘ ante los etarras

|

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha acusado al Gobierno vasco de «ceder ante las pretensiones del Colectivo de Presos de ETA (EPPK) en materia de política penitenciaria». Covite ha criticado «duramente» en un comunicado el anuncio realizado este miércoles por el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación Jonan Fernández,

Fernández ha asegurado, en una entrevista en ETB1, que enviará al Gobierno una propuesta «actualizada» para trasladar a los 210 presos de ETA a cárceles cercanas al País Vasco.

El colectivo de víctimas ha expresado su «rechazo frontal « a la propuesta del Gobierno vasco que, a su juicio, plantea «la misma política penitenciaria que siempre ha exigido el EPPK, un acercamiento colectivo de presos sin previa exigencia de que rechacen la violencia«.

Covite considera que «la verdadera responsable de que siga habiendo una política de dispersión de los presos de ETA es la izquierda abertzale, y no el Estado de derecho». «Solo tiene que levantar sus líneas rojas de no arrepentimiento y no delación a los presos para que estos puedan acogerse a las vías de reinserción», recalca.

«La izquierda abertzale siempre ha tenido en su mano el fin de la dispersión, pero prefiere seguir sacando rédito político culpando al Estado y a las víctimas de que haya una política penitenciaria de dispersión en vez de permitir a los presos de ETA que puedan desvincularse de la banda terrorista y así ser acercados a cárceles vascas», ha defendido la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez.

Covite entiende que «el repudio» a ETA debe ser «una condición fundamental para el acercamiento de los presos de ETA». «Tiene que ser un repudio individual, en ningún caso colectivo, a todo lo que ha supuesto» la organización terrorista, matiza.

Este colectivo cree indispensable que el Estado «establezca mediante esta exigencia un suelo ético basado en el rechazo a la violencia» y advierte al Gobierno central de que «el nacionalismo vasco» no puede marcarle su «hoja de ruta en materia de presos de ETA».

«Acercar a un preso orgulloso de su pasado criminal a un contexto en el que se jalea no ayuda en nada a su reinserción», advierte Covite.

El secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del ejecutivo autonómico vasco Jonan Fernández ha señalado este miércoles que, en las «próximas semanas», enviará al Gobierno una propuesta «actualizada» para trasladar a los 210 presos de ETA a cárceles cercanas al País Vasco.

En una entrevista en la televisión vasca, Fernández ha indicado que el Gobierno vasco planteará en ese documento un «cambio de concepto» destinado a «reorientar la política penitenciaria». «Hasta ahora fijaba que, para acercar a los presos de ETA, era necesario, como condición previa, que éstos dieran unos pasos hacia la resocialización» mientras la Secretaría Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación propone invertir los términos de forma que «para resocializar al recluso éste debe estar cerca» del País Vasco, ha indicado Fernández.

«Desde el punto de vista material» -ha señalado- «es posible» que los «alrededor de 210 presos» de la organización terrorista que cumplen sus condenas en cárceles españolas lo hagan en las de Martutene (Gipuzkoa), Zaballa (Álava), Basauri (Bizkaia), Pamplona (Navarra), El Dueso (Cantabria), Logroño y Burgos.

Según ha señalado Fernández, «esto no debe ser contemplado como un premio» a los presos de ETA sino como una forma de «hacer justicia a sus familiares y evitarles un sufrimiento que no deben de pasar».

«Ahora hay un Gobierno tras mucho tiempo en estado de interinidad», ha indicado Fernández quien ha subrayado que «se da la oportunidad y las condiciones para cumplir el espíritu de la ley«, ha señalado.

Fernández ha defendido la necesidad de cambiar el concepto de política penitenciaria hacia un «modelo más abierto» que debe estar «orientado a la resocialización», un fin que «no debería ser el único objetivo pero sí uno de los más importantes» y para ello «se requieren estrategias e instrumentos», ha concluido.