PUBLICIDAD
LA NATALIDAD CADA VEZ ES MÁS BAJA

Crisis demográfica: ya hay más personas de 75 años de edad que recién nacidos

|

España se hace mayor, y eso tiene una gran trascendencia para la Seguridad Social. Y lo hace porque las personas cada vez viven más pero también, y más importante, porque la natalidad es cada vez más baja. Tanto, que ya hay más personas que cuentan con 75 años de edad que recién nacidos, y la relación entre adultos de 40 años y niños que nacieron en el último año es de dos a uno

Esta semana, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó los alarmantes datos del primer semestre del año, que arrojaron la cifra más baja desde que comenzó la serie histórica en 1941 con apenas 170.074 nacimientos, y supone una caída de más del 6% respecto a las ya reducidas cifras de 2018. En ese año, el número total de nacimientos ascendió a apenas 372.777 niños, dato que ya fue inferior las 394.014 personas que, según el censo poblacional que elabora también el INE, tenían 75 años a 1 de enero.

PUBLICIDAD

Y en cuanto a la señalada relación dos a uno entre personas de 40 años y recién nacidos (781.000 adultos por esos 372.000 niños que acaban de nacer), es relevante porque cuando esas personas lleguen a la jubilación, los recién nacidos tendrán 25 años y comenzarán a estar, en mayor o menor medida, presentes en el mercado laboral. O dicho de otro modo: que sus cotizaciones tendrán que ayudar a abonar las pensiones de un grupo de personas mucho más nutrido.

Esta situación, esta inversión de la pirámide poblacional, es uno de los grandes retos de la Seguridad Social y uno de los aspectos que más preocupación genera entre las instituciones nacionales e internacionales. Las políticas de natalidad se antojan, por tanto, imprescindibles.