PUBLICIDAD
RESPONDERÁ ANTE LA HISTORIA

Cuando la Ley no basta, el presidente sobra. Por Julio Ariza

|

Lo que le hace falta a este Gobierno son nociones básicas de democracia. Este jueves, después de humillar la cerviz de los españoles ante un delincuente apologeta del golpismo cuyo objetivo político es la destrucción del país, al Presidente Sánchez, uno de los más inmorales e incapaces de la Historia mala de España, no se le ocurre decir otra cosa que “la ley no basta” para solucionar el asunto catalán.

Nociones básicas de democracia: la ley es la expresión de la voluntad popular, fraguada, tras el debate político contrastado y la conciliación de intereses opuestos, en el órgano donde reside la soberanía nacional, el Parlamento. Las Cortes representan al pueblo español, titular de la soberanía, y en su nombre elaboran la ley. Pero la ley es también la proyección de la Constitución, que no solo es la ley suprema, la ley de leyes, sino que además es la voluntad constituyente, fundante, aprobada en referéndum, de todos los españoles. Decir que la ley no basta para resolver un problema (y el presidente se estaba refiriendo también al marco constitucional) es profundamente antidemocrático, y supone apuntarse a esa versión bolivariana y espuria del decisionismo político schmittiano que dieron a luz, como monstruo de varias cabezas, Pablo Manuel y los suyos en tiempos de Hugo Chávez. Del decisionismo a la dictadura hay solo un paso, en este caso, un paso de merengue, de salsa o de bachata caribeña.

PUBLICIDAD

Si la ley, que es política pura depurada sobre el papel impreso, no basta para resolver un problema político, ¿para qué sirve la ley? Es muy posible que el señor presidente confunda la ley con las ordenanzas municipales o las circulares ministeriales, pero la ley, hay que repetirlo a ver si se les queda, la ley es la voluntad general.

Y si no basta, ¿hay que saltarse la ley? Y si se salta la ley, ¿con qué se salta? ¿Con un golpe de estado? ¿Con una rebelión? ¿Con una sedición? El señor presidente de la nada, aparte de haber dicho un disparate, acaba de darle la razón a los golpistas porque -lo ha dicho el presidente del gobierno, parece mentira- la ley no basta.

Si este señor pretendiera superar la ley que no basta mediante otra ley, entonces esta segunda ley sí bastaría, por lo que no parece que el razonamiento del señor presidente de la nada vaya por ahí, sino por la intención de saltársela a la torera.

Batet dijo que la Constitución no se puede imponer y ahora viene este envarado pagado de sí mismo para decir que lo que pasa es que la ley no basta.

Celebremos que la ley no baste si lo que se quiere es la destrucción del país, la autodeterminación de Cataluña o el desguace de España, que es en lo que están. Claro que para eso la ley no basta. Entonces hay que ir, como parece estar yendo todo esto -y lo saben la ERC, Puigdemont y Otegi, además de Pablo manual- al golpe de Estado y a la ruptura de España sin rodeos. Gente disparatada. Derribada la ley, queda la barbarie del todos contra todos. A eso nos está conduciendo este señor: a la barbarie política. Responderá ante la Historia, si no ante los Tribunales.

PUBLICIDAD