PERTINENTE Y OPORTUNA

Cuatro razones que justifican la moción de censura. Por Julio Ariza

|

Ya sabemos que la moción de censura en España es, a la vez que un instrumento constitucional para promover la sustitución de un gobierno por otro, un instrumento de castigo parlamentario y de desgaste político del gobierno. Hay un lugar común entre los periodistas, los medios de comunicación y los analistas políticos según el cual los debates se ganan al día siguiente de ser celebrados, en función de lo que recojan y digan los medios de comunicación, lo cual es tanto como decir que da lo mismo lo que ocurra en el debate porque lo que permanece en la opinión publica es los que dicen los medios, debidamente regados por el poder. Cuando la opinión de los medios es prácticamente unánime, uno debe comenzar a sospechar. Esta mañana la práctica totalidad de los medios de comunicación de España, en todas sus variantes, radio, prensa escrita, digitales, televisiones, han amanecido con las distintas variables de un mismo mensaje: la moción de censura presentada por VOX es un error. Para unos, es una manera de salvar a Sánchez, de darle oxígeno, de perpetuarle en el poder (no explican bien por qué); para otros, es un instrumento para debilitar a Casado; para los de más allá, no se puede presentar una moción en diferido; y para otros, en fin, es una pirotecnia de un partido marginal con ganas de protagonismo.

Mi opinión es contraria a todas las anteriores. Primero, por coherencia personal (yo pedí en un artículo formado el 20 de abril de este mismo año la presentación de una moción de censura, y nadie aún ha respondido a las graves razones constitucionales que expliqué allí); segundo, porque los partidos políticos españoles se comportan cada vez más como lo hacían las familias del régimen (se podían mover, incluso discrepar, pero no demasiado); y tercero, porque nosotros estamos dispuestos a seguir siendo libres y a opinar discrepando de raíz de esa especie de unanimismo básico que se ha instalado en España.

En mi opinión la moción de censura de VOX es pertinente, oportuna y está más que justificada, al menos por las siguientes razones:

1.-  Con su presentación, es la primera vez, desde que este infame gobierno accedió al poder, que la derecha española le arrebata la iniciativa política a la izquierda. En política, marcar la agenda es el principio del éxito. Si hoy todos los medios hablan de la moción de censura (es decir, de la iniciativa de VOX) y no de lo bueno que es Pedro Sánchez (que era la agenda mediática del gobierno) es que, en este punto, la izquierda va a rebufo, no en cabeza. VOX marca el rumbo a seguir. Es enormemente positivo para la salud democrática de nuestro país que la derecha comience a arrebatarle a la izquierda la iniciativa política. Es decisivo.

2.-  En España se viven dos realidades, la realidad virtual de los medios y de la clase política y la realidad real de la calle. Yo no voy a erigirme en portavoz de nadie (mucho menos del pueblo español o de la derecha española), pero sí creo honestamente (por lo que nos comentan los oyentes, lectores y telespectadores, además de muchas personas en la calle) que parte muy importante del centro derecha sociológico, es decir, las bases ciudadanas de Cs, PP y VOX, están literalmente desesperadas con las políticas de este gobierno infame, y estoy convencido de que ante la iniciativa de la moción de censura mucha gente ha pensado “por fin alguien hace algo”.  

3.- Este gobierno es letal para la democracia española, para las libertades de sus ciudadanos, para la economía y para el estado de bienestar, y además su vicepresidente es un ser de alto riesgo vinculado a oscuros intereses y financiaciones internacionales. Este gobierno ha metido a las instituciones del Estado, comenzando por la Corona y siguiendo por la Fiscalía, la Justicia, la Guardia Civil o la Abogacía del Estado en una crisis sin precedentes. Se habla incluso de una crisis constituyente (lo hizo el Ministro de Justicia en el Congreso de los Diputados) y se prepara un referéndum monarquía/república mientras se destruye la convivencia constitucional (aquella ejemplar concordia entre españoles ha sido dinamitada), se recuperan los odios de la guerra civil, se falsea la historia y se hace de la revancha la principal bandera del gobierno. Con este gobierno el país se desangra, además, en el modelo territorial. Con este gobierno los españoles vamos de cabeza a la ruina económica: ¿hay que recordar que se acaban de destruir, en un trimestre, un millón de puestos de trabajo, que el PIB cae en picado un 27% según la previsión del Banco de España, que la actividad económica ha perdido 82.000 millones de euros, que no se ha sabido defender la industria turística española (la primera del mundo y primera industria nacional), que tampoco se ha sabido defender la indsutria del automóvil ni los intereses del campo español en la UE? ¿Hay que recordar que este gobierno ha llevado a cabo la peor gestión de la pandemia en el mundo, que ha ocultado 27.000 muertos, que ha dejado morir a los viejos abandonados en las residencias, que ha aprovechado la declaración traumática (a todas luces inconstitucional) del estado de alarma, prorrogado ad eternum, para hacer tropelías como colar al peligroso Iglesias en el CNI? La lista se haría interminable, y queda para los historiadores. Razones objetivas, pues, no parecen faltar para la moción de censura.  Si todo esto no la justifica, ¿que tiene que pasar en España para plantear una moción de censura contra un gobierno?

4.- La cuarta razón es que el principal partido de la oposición tiene que despertar. Pablo Casado no puede caer preso de intereses territoriales, legítimos, pero ajenos a su cometido. El PP tiene que espabilar. El centro político no consiste en que hacer una oposición amable y cómoda al poder; no cuando este poder esta destruyendo el país para tres generaciones. El centro político tiene sus propios tiempos, y acertar en el tiempo es parte de su éxito; si no se acierta, el centro se diluye. La torpeza de Teodoro García Egea de rechazar de plano la moción de censura es una más. ¿No habría sido mejor, quizás, dejar al gobierno en la incertidumbre hasta septiembre y negociar en agosto con VOX las condiciones de esa moción? ¿Por qué el PP se cierra a un gran pacto nacional del centro derecha, del que la moción de censura habría sido la primera gran escenificacion?

¿Por qué a le niega a la gran mayoría de los españoles, la base social del centro y de la derecha, una oportunidad?