ANTES DE SER NOMBRADA FISCAL GENERAL DEL ESTADO

Dolores Delgado pidió dirigir el CNI

|

La exministra de Justicia Dolores Delgado, nombrada como fiscal general del Estado, pidió dirigir el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), según han informado fuentes de Moncloa a Rebelión en la Granja.

La designación de un nuevo secretario de Estado director del CNI está pendiente desde que el pasado mes de julio se jubilara el general Félix Sanz Roldán, que contaba con la confianza tanto del Gobierno como de la oposición y logró dotar de estabilidad al organismo, y Delgado pidió ser ella, dado que la intención de Pedro Sánchez era y es nombrar a una mujer con claro perfil político.

Es preciso señalar que el Pleno del Consejo General del Poder Judicial constató el pasado jueves con una división casi sin precedentes que Delgado «cumple los requisitos legales exigidos» para ser fiscal general. En el sector conservador, vocales consideraron que este nombramiento traspasa «todos los límites».

Los siete vocales que discreparon del aval cuestionaron su imagen de autonomía e imparcialidad ante la ciudadanía. En el voto particular argumentaron que la candidata del Ejecutivo de Sánchez «no es idónea para desempeñar«. Según este documento, la autonomía e imparcialidad del Ministerio Fiscal puede resumirse en el antiguo proverbio inglés «no basta que se haga justicia, sino que es necesario que se vea que se hace justicia».

Para los discrepantes, la apariencia de imparcialidad y la percepción que de ella debe proyectarse a la sociedad «queda comprometida por las circunstancias que concurren en la candidata propuesta, que crean una apariencia de vinculación con el Poder Ejecutivo que no contribuye a la percepción de la independencia de la Institución, lo que comporta, a su vez, que las funciones constitucionales que debe cumplir como Fiscal General del Estado estén expuestas al riesgo de que el Poder Ejecutivo influya en sus decisiones».