PUBLICIDAD
POR LA LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO

El calvario de un hombre con la LIVG: nueve meses con pulsera telemática sin una prueba en su contra

|

David García lleva nueve meses como investigado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Santa Cruz de La Palma (Canarias) en el marco de un procedimiento de violencia de género. Según recoge El Confidencial, su expareja (A. P. S. J.) le denunció -dentro de eses caso- por un presunto quebrantamiento del alejamiento en el marco de unos supuestos insultos que hasta el momento no han sido corroborados por ningún testigo ni confirmados con prueba alguna. En un primer momento, la mujer aseguró que había nueve testigos que podían acreditar sus afirmaciones, pero ni siquiera dio el nombre de ninguno.

Como medida cautelar, sin embargo, la titular del juzgado, Rebeca Callejas, ordenó colgarle al investigado una pulsera telemática que se activa cuando la denunciante está cerca y que pita muy fuerte al tiempo que avisa a la Policía. La causa, que no ha sido declarada compleja y por lo tanto no podría extenderse más allá de los seis meses, ya ha cumplido sin embargo los nueve y no parece haber avanzado en cuanto a investigación.

PUBLICIDAD

Más información en El Confidencial