DESDE 2010

El drama de los catalanes con las listas de espera en Sanidad

|

El ensanchamiento de las listas de espera es una de las consecuencias más visibles de los recortes aplicados en la sanidad pública catalana desde el 2010. En estos nueve años, el tiempo que el paciente aguarda para las intervenciones quirúrgicas, las pruebas diagnósticas y las consultas a especialistas ha aumentado considerablemente.

Según recoge El Periódico, Cataluña, la comunidad que más recortó en gasto social durante la crisis económica según la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, es la autonomía con más personas pendientes de una operación (168.108 pacientes en junio, según el Ministerio de Sanidad), con más tiempo medio de espera para ser intervenido (146 días frente a los 115 de media de España) y con una mayor tasa de espera por cada mil habitantes (23,32 pacientes en lista por cada mil habitantes). Y todo en medio del proceso separatista.

Cataluña solamente invierte un 3,7% de su producto interior bruto (PIB) en la sanidad pública, un porcentaje inferior al de la media española (un 6,2%) y a la europea (un 7,2%). Son cifras facilitadas por el sindicato de referencia de los facultativos catalanes -Metges de Catalunya- que denuncia que, desde el 2010 hasta ahora, la Generalitat ha aumentado su presupuesto un 4,6%, pese a que ha invertido en la sanidad pública un 10,1% menos.

Detrás de todas las cifras está el dolor de los enfermos, que deben esperar meses y meses para una prueba o una operación. «Hay dinero para todo, menos para lo más elemental», señala Jorge Valls, de 70 años, y con tres hernias discales, a ese medio. Pese a que su médica de cabecera le pidió en julio una «visita preferente» con el traumatólogo en el CAP de Sant Andreu, no le han dado vez hasta el 24 de febrero. Siete meses esperando. «Mientras tanto, me hincho a pastillas. Me tomo nolotil y antiinflamatorios. Alguna vez he tenido que ir al hospital por problemas en el estómago», añade.