PERMITIRÁ CENTRALIZAR LA TOMA DE DECISIONES

Sánchez anuncia que este sábado declarará el estado de alarma por el coronavirus

|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que el Consejo de Ministros se reunirá este sábado de manera extraordinaria para decretar el estado de alarma ante la epidemia de coronavirus, que ya se ha cobrado la vida de 120 personas y cuenta con 1.241 positivos más que este jueves -para un total de 4.209-.

Sánchez ha comunicado esta decisión al Rey Felipe VI y a las fuerzas políticas, y hablará con los presidentes de las comunidades autónomas.

El jefe del Ejecutivo no ha descartado que se alcancen los 10.000 contagios y ha explicado que la declaración del estado de alarma «permite movilizar al máximo los recursos materiales para combatir el virus».

Esta decisión permite centralizar la toma de decisiones y adoptar medidas para limitar los movimientos de los ciudadanos. El estado de alarma está recogido en el artículo 116 de la Constitución y es el más leve de los tres que se pueden aplicar en situaciones de emergencia: los siguientes son el de excepción y el de sitio.

Se aplica inicialmente por un plazo de 15 días que puede ser prorrogado por el Congreso de los Diputados. Hasta ahora, sólo se había aplicado una vez en democracia, con José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, durante la crisis de los controladores aéreos.

Con el estado de alarma, el Gobierno asume la toma de decisiones para atajar la crisis y adoptar las siguientes medidas: limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados; practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias; intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados; limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad; e impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios y de los centros de producción.