CUESTIONABA LA CONVENIENCIA DE CELEBRAR ACTOS

El Gobierno desobedeció a la agencia europea al impulsar los aquelarres feministas el 8-M

|

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha indicado este viernes que la celebración del aquelarre feminista, el pasado domingo 8 de marzo, «no fue prudente a la vista de los hechos», en relación con el aumento del número de contagios por el COVID-19.

Así lo ha indicado en una entrevista con Onda Madrid, recogida por Europa Press, en la que ha descrito el escenario que vive la capital como «muy difícil y complicado» que además «va variando en el día a día».

La ciudad de Madrid acogió el pasado domingo la marcha, con 120.000 participantes, pese a que cumplía desde al menos tres días antes las condiciones en las que la agencia de salud pública europea cuestiona la conveniencia de celebrar estos actos e incluso desaconseja a la población acudir a ellos, según recoge El País.

Según un informe de riesgo fechado el 3 de marzo, esas condiciones son que haya un aumento de casos importados de Covid-19 y la constatación de que existe “una transmisión local limitada del virus”. Esto supone entrar en el escenario 1 de los cinco -en una escala del 0 al 4- que maneja la agencia, cuyo nombre es Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC).

En estas circunstancias, los Gobiernos deben promover entre la población “medidas de distanciamiento social”, entre las que destaca en relación a este caso una sobre las demás: “Evitar actos multitudinarios innecesarios”. Además, sostiene el ECDC, las autoridades tienen que “valorar si es conveniente cancelar estos actos en casos excepcionales”.