Nuevo hachazo fiscal para los bolsillo de los españoles. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha señalado este lunes que si el Comité de Expertos considera que se hace un «uso abusivo» de los tipos reducidos del IVA y recomienda su eliminación, el Gobierno los «escuchará», pero de momento aseguró que el Ejecutivo no se ha comprometido con Bruselas a eliminar dichos tipos y no se ha incluido en el Plan de Recuperación.

La amenaza se cierne sobre las clases medias y trabajadores, puesto que los tipos de IVA reducido o super reducido se refieren a productos básicos como el pan, la harina, los huevos, la leche, los quesos, las verduras, las hortalizas, las legumbres, los tubérculos y cereales. Libros, periódicos y revistas serán también sancionados por la subida del IVA, asó como los medicamentos para uso humano, y las sustancias y productos utilizados para obtenerlos.

La subida del IVA tendría no solo un efecto inflacionario evidente sino también un alto coste para los más desfavorecidos. Dado que es un impuesto indirecto que grava el consumo, el IVA no es absoluto progresivo y no grava a las rentas en función de su volumen, sino a todas por igual. Es todo lo contrario del manido impuesto a los ricos. La subida del IVA grava exactamente igual la cesta de la compra de un parado que la de la primera fortuna de España.

Montero, en rueda de prensa para explicar la reforma fiscal incluida en el Plan de Recuperación, admitió que España «tiene el foco puesto» por parte de Europa en el «uso abusivo» que realiza de los tipos reducidos y super reducidos del IVA.

Dicho esto, afirmó que el Ejecutivo quiere «escuchar» al Comité de Expertos de la reforma fiscal en esta materia, si bien aseguró que el Gobierno es más partidario de los impuestos directos que de los indirectos. «Si realmente hay un uso abusivo (de estos tipos) y así se expresa por parte de los expertos, los vamos a escuchar», reiteró Montero, quien añadió que ella no va a decirle al grupo de expertos «lo que tiene que hacer».