Ley Montero del "solo sí es sí"

El gobierno y sus socios se niegan a reformar la Ley del «solos sí es sí» pese a sus efectos

|
Todos los grupos políticos que apoyan al gobierno han rechazado de plano este martes en el Congreso la proposición no de ley del PP para reformar de urgencia la ley del solo sí es sí y volver a la anterior tipificación de los delitos sexuales.

Los parlamentarios de Vox se habían ausentando del pleno después de que en el anterior punto del orden del día se retirara la palabra a una de sus diputadas y, en el hemiciclo, solo el diputado navarro del grupo mixto Sergio Sayas se ha unido a las críticas del PP contra una ley que ha tachado de «chapuza».

Ciudadanos, por su parte, ha defendido una enmienda a la iniciativa popular. Su diputada Sara Giménez ha reconocido que la ley «necesita una revisión», pero ha rechazado volver a los tipos anteriores»: «No queremos dar un paso atrás en los avances», ha avisado.

La encargada de defender la proposición no de ley del PP ha sido Rosa María Romero, quien ha asegurado que la Ley de garantía integral de la libertad sexual es «un insulto a las víctimas», una norma «muy deficiente desde el punto de vista técnico jurídico» que «favorece a agresores y violadores» y que ha causado ya un «daño irreparable e irreversible» por las condenas revisadas a la baja.

«Que la ministra Irene Montero siga sentada en el Consejo de Ministros es una vergüenza«, ha añadido Romero, quien ha asegurado que, si no se deroga esta norma, «lo hará Alberto Núñez Feijóo cuando llegue al Gobierno».

Desde el grupo socialista, la responsable de Igualdad del PSOE, Andrea Fernández, ha criticado con dureza a los populares por mostrarse sensibles ante los derechos de las mujeres «solo si huele a rentabilidad política» y les ha instado a dejar «el oportunismo y el populismo punitivista«.

El PNV ha pedido esperar a que el TS se pronuncie, aunque su diputado Joseba Andoni Agirretxea ha asegurado que el partido volvería a votar a favor de la Ley del solo sí es sí porque la norma es «un salto cualitativo» que pone a España «al nivel de otras democracias».
Se da la circunstancia de que en la mañana de hoy el Tribunal Supremo ya se ha pronunciado en el caso Arandina y ha reconocido la obligatoriedad de rebajar las penas a violadores y abusadores como consecuencia directa de la nueva ley del «solo sí es sí», pese a que la decisión debe tomarse caso por caso.

Más crítico con los populares ha sido EH Bildu, cuya diputada Isabel Pozueta ha hecho referencia a la «campaña de acoso y violencia política» que a su parecer se está llevando a cabo «contra las conquistas feministas y quienes las impulsan».

«Cuando más ataquen, mas enfrente a las feministas, a las que defendemos la justicia social, nos tendrán», les ha asegurado desde Unidas Podemos Sofía Castañón.

La portavoz de ERC, Pilar Vallugera, ha acusado también al PP de intentar generar alarma social, ha cargado contra los jueces y ha defendido una ley que, a su juicio, avanza al apostar por la prevención, la recuperación de las víctimas y la no revictimización. «No estamos aquí para resolverlo todo con prisión, prisión y más prisión», ha manifestado.

Pilar Calvo, de Junts ha reconocido que la norma «no se cerró bien» y ha generado inseguridad jurídica, pero ha descartado cambios en una ley «feminista» que empodera y protege más a las mujeres.