Luis Fraga protesta ante la Asociación de Exparlamentarios por tildar a VOX de ‘extrema derecha’

|

El histórico exsenador del PP Luis Fraga, sobrino del fundador de la formación, Manuel Fraga, ha enviado una queja formal al presidente de la Asociación de Exparlamentarios de las Cortes Generales de España por el lenguaje inapropiado, las valoraciones inadecuadas y el escandaloso sesgo partidario e ideológico -en campaña electoral- en la última carta de la entidad, en la que se califica a VOX de «extrema derecha».

Por su interés se la reproducimos íntegramente  

«Estimado Secretario General.

Como miembro que soy de la Asociación de Exparlamentarios de España, el objeto de este escrito es manifestarte una contundente QUEJA. Y ello porque, con asombro y preocupación, he recibido hoy, en plena campaña electoral, un inadmisible correo electrónico en el que nos comunicáis a todos los miembros de nuestra Asociación de Exparlamentarios que la asamblea prevista para fechas próximas se cancela por ciertas actuaciones de uno de los partidos políticos constitucionales que en España existen. Concretamente la propuesta de VOX para la ilegalización de los partidos independentistas.

En dicho escrito – y entro ahora en el fondo del asunto- tú has cometido el error de firmar la insólita frase que a continuación transcribo textualmente:

“Esta propuesta de VOX no tiene nada que ver con el documento que íbamos a debatir el día 22 del corriente mes, por lo que para evitar que se confunda a la Asociación con ese partido de extrema derecha, la Junta Directiva ha decidido suspender la convocatoria de asamblea (El subrayado es mío)

Este párrafo (y sobre todo la expresión que he subrayado) constituye, a mi juicio, un tremendo error político. Y provoca mi justificada queja que argumento del siguiente modo:

1) Ante todo: a la Asociación de Exparlamentarios de España de la que formamos parte (una entidad que gozaba de apariencia de imparcialidad y solidez institucional hasta esta misma mañana) en absoluto le compete calificar o juzgar la orientación ideológica de partido alguno, y menos de calificarlos de “extremos” sean éstos de derecha, de izquierda, de centro o del Norte o del Sur. Y, menos todavía, en le última semana de una campaña electoral.

2) ¿“Extrema derecha”? VOX no lo es. Es derecha clara que se escindió del PP tras los enormes errores de Rajoy. Independientemente de que cada cual pueda suscribir o rechazar sus propuestas programáticas o su estilo. Y quien esto firma es votante y afiliado de un partido distinto a VOX. Huyamos de la posverdad y la tergiversación interesada. Porque, ciertamente, VOX es un partido constitucional como los demás que dista de ser extremista y menos de “extrema derecha”, del mismo modo que “Unidas Podemos” -creo que así se llama- o el partido de Errejón son partidos de izquierda clara. ¿Te habrías referido -pregunto- a estos partidos de izquierda clara como “extrema izquierda? Intuyo que no. Sería el mismo dislate que el que hoy has cometido (además en campaña electoral) calificando como “extrema derecha” a un partido constitucional que no hay motivo para caracterizar de tal modo.

3) Se puede (tal vez, admitámoslo) decir algo así si a uno le apetece en un mitin, en una conversación informal, pero nunca en un escrito como Secretario General de una entidad que pretende tener credibilidad institucional y respeto a esa importante institución que es el Poder Legislativo. Una Asociación que se pretende suprapartidaria ha de ser aséptica en sus valoraciones. Cualquier institución que se pretenda ser seria, la que sea, pierde toda credibilidad y se descalifica cuando sus responsables emiten juicios ideológicos o con alguna intención partidaria.

4) Si la Asociación de Exparlamentarios de la que formamos parte -y de la no me voy a dar de baja como protesta, dejemos esto claro de antemano – pretende erigirse en sumo sacerdote para calificar de “extremos” a unos partidos sí y a otros no, incurre en el grave peligro de calificarse, ella misma, como rehén de un sesgo ideológico, sea para un lado o para otro, que ciertamente le resta solidez y fortaleza institucional. Y que, con ello, dilapida su deseable apariencia o presumible vocación de imparcialidad. No le corresponde ni le conviene a nuestra Asociación entrar en juicios de valor o ideológicos. Y menos, en campaña electoral. No olvidemos además que, en efecto, en algunos años tendremos en nuestra Asociación a afiliados de VOX, de “Unidas Podemas” -creo que así se llama- o del partido de Errejón.

Recibo con agrado, estimado Secretario General, los correos de la Asociación de la que formamos parte, y me alegra, ya que casi siempre estoy fuera de España, leer noticias sobre nuestra gran Nación. Pero no puedo, como miembro de esta Asociación, dar por buenas ciertas afirmaciones y sesgados juicios de valor que, emitidos por una institución que pretende la imprescindible neutralidad institucional que pretende todo Poder Legislativo, ciertamente espantan a todo demócrata y defensor del parlamentarismo que de verdad lo sea.

Por último, un ruego como miembro de a pie de la Asociación. No tengo el listado de todos los miembros de la Asociación. Te pido, en consecuencia, que, indicando si lo estimáis oportuno mi dirección de correo electrónico del que disponéis, remitáis copia de este escrito por correo electrónico a todos los miembros de la Asociación de Exparlamentarios. Y una sugerencia: que a todos los miembros de la Asociación se nos envíe, para estar todos nosotros en contacto unos con otros, el listado de todos los que de ella formamos parte.

Mando copia de este escrito a los exparlamentarios que conozco y a los periodistas a quienes intuyo que les pueda interesar.

Aprovecho la ocasión para enviarte mis más cordiales saludos.

Luis Fraga

Exsenador del PP (partido al que sigue afiliado y al que vota) durante 21 años (1989-2011)«.