SEGÚN EL BBVA

El impacto de la violencia separatista en la economía podría superar los 460 millones de euros

|

El BBVA Research, el servicio de estudios del BBVA, considera que la violencia separatista como reacción a la sentencia del golpe pueden haber restado «entre una y dos décimas» al PIB catalán este año y hacer que Cataluña solo crezca un 1,8 % en 2019.

Cada décima del PIB catalán equivale a unos 230 millones de euros, por lo que el hipotético impacto de las protestas en la comunidad podría superar los 460 millones de euros.

En rueda de prensa, el economista jefe para España del BBVA Research, Miguel Cardoso, ha hecho esta estimación a partir de datos como la caída del gasto detectada por esta entidad tanto entre catalanes como entre extranjeros durante octubre pasado en comparación con el mismo mes de 2018.

Según datos obtenidos a partir de tarjetas y de terminales de pago (TPV) del BBVA en Cataluña, Cardoso ha comentado que, en la segunda mitad de octubre, es decir, tras conocerse la sentencia, cuando se produjeron disturbios en las calles y se convocó la huelga general del 18 de octubre, el gasto de residentes catalanes cayó hasta un 8 o un 10 %, y en el caso de los extranjeros llegó a desplomarse hasta un 15 o un 20 %.

Aunque Cardoso ha llamado a tomar estos datos «con cautela», ha subrayado que en el caso de los extranjeros la caída del gasto en la segunda mitad de octubre fue más acentuada y «más permanente».

Con todo, Cardoso ha evitado especular acerca de cuál puede ser el impacto sobre la economía catalana en caso de que los disturbios se cronifiquen en Cataluña.

«Hace dos años vimos una tensión significativamente mayor en Cataluña -ha dicho en alusión a la declaración unilateral de independencia de octubre de 2017- y tuvo un impacto negativo de un punto porcentual de empleo en Cataluña», ha asegurado el economista jefe del BBVA Research para España, que ha recordado que lo sucedido entonces pudo haber restado en torno a un punto porcentual de crecimiento al PIB catalán en 2017. «Ahora el efecto parece ser menos negativo y permanente, por lo que el impacto parece bastante limitado, pero dependerá del grado en el que se rebajen esas tensiones», ha concluido Cardoso.