SEIS ENCARGOS

El juez García Castellón abre una pieza separada para investigar los encargos de Iberdrola a Villarejo

|

Por Carlos Berbell para Confilegal

El titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, el magistrado Manuel García Castellón, abrió, hace una semana, una pieza separada para investigar los trabajos que el comisario José Manuel Villarejo ha realizado para Iberdrola entre 2004 y 2017, según ha podido saber Confilegal de fuentes de toda solvencia.

Dicha pieza, declarada secreta, quiere llegar hasta el fondo de las relaciones que la empresa energética tuvo con el «pluriempleado» comisario, en prisión preventiva desde hace dos años, prorrogada por otros dos más, recientemente.

Las consecuencias penales, de confirmarse en dicha instrucción, la responsabilidad tanto del actual presidente, Ignacio Sánchez Galán –antes consejero delegado– como de la propia compañía, podrían ser devastadoras. 

Iberdrola ha realizado, hasta la fecha, tres investigaciones internas para esclarecer precisamente lo que investiga ahora el magistrado García Castellón en la nueva pieza separada.

La primera medida fulminante que ha tomado Sánchez Galán ha sido el despido de su jefe de seguridad –y hombre de confianza–, Antonio Asenjo, tras las escuchas escuchas desveladas por El Confidencial y ‘Moncloa.com‘.

El comisario encarcelado trabajó  para la empresa energética durante 13 años.

Los encargos realizados por Villarejo iban desde investigaciones sobre firmas competidoras, políticos, ecologistas y sindicalistas.

Investigó a un magistrado

Y también un magistrado. El titular de lo Contencioso-Administrativo de Jerez de la Frontera. Fue en 2004.

Éste debía tomar una decisión sobre la solicitud presentada por el Ayuntamiento de Arcos de la Frontera de paralizar cautelarmente las obras de una central térmica construida en esa localidad gaditana, valorada en más de mil millones de euros.

Los audios confirman que el magistrado se convirtió en una prioridad para Iberdrola.

El jefe de Seguridad preguntó al comisario por este asunto en un audio: “¿Del juez sabes algo?”. “¿Eh?”, contestó el policía sin entenderle. “Del juez”, insistió Asenjo.

Villarejo había hecho el trabajo. “Sí, sí, eso está al final”.

La eléctrica trató de ponerla en marcha en el año 2000, pero se topó con el rechazo al proyecto del Gobierno local y andaluz, además de numerosas organizaciones ecologistas.

Asenjo, responsable de seguridad, fue el directivo que formalizó el encargo. Iberdrola habría pagado por ello a Villarejo 116.000 euros.

Los fines eran labores encaminadas para desbloquear proyectos millonarios.

En total fueron seis encargos.

Entre ellos el espionaje a Manuel Pizarro, presidente de Endesa, rival de Iberdrola, y a Florentino Pérez, cuando trató de entrar en el accionariado de la compañía eléctrica.

Otro «trabajo» realizado para Iberdrola habría sido un informe confidencial elaborado por la agencia norteamericana de detectives Kroll en el que acusaba al exministro y exdirigente del PP Javier Arenas y al expresidente de la Junta de Andalucía y expresidente del PSOE Manuel Chaves, entre otros, de cobrar presuntos sobornos de empresarios y participar en diferentes negocios a través de testaferros.