EN EL CASO DE LA TARJETA

El ‘lapsus’ de Iglesias que contradice su versión sobre la ‘protección’ a Dina

|

El líder Podemos, Pablo Iglesias, vinculó su decisión de retener unos seis meses la tarjeta del móvil de su exasesora Dina Bousselham con el objetivo de “protegerla” de cara a lo que se estaba publicando en los medios y la actividad del excomisario José Manuel Villarejo en 2016.

Así lo repitió en varias entrevistas. Sin embargo, según la cronología del caso, la policía no vinculó el móvil de Bousselham a Villarejo hasta el mes de noviembre de 2017, según recoge Luca Costantini en Vozpópuli.

«Cuando veo el contenido que hay ahí, tomo una decisión: que es no someter a Bousselham a más presión. Habían salido varias informaciones que decían que teníamos una relación (…). Eso le supuso a Dina una presión enorme. Entonces veo que hay una serie de fotografías íntimas y me dicen que es la única copia. (…) Cuando empiezo a ver publicados algunos de los contenidos en OkDiario pues le digo: compañera aquí está; esto es lo que tienen e imagínese lo que supone para una mujer de veinte años saber que estas fotos íntimas suyas acaban en manos de OkDiario, de Villarejo, de los periodistas de Interviú…”.

El nombre de Villarejo también aparece en el escrito de apelación de Iglesias con que pidió seguir como perjudicado en el caso, después de que el juez García Castellón le retiró dicha condición.

La detención de Villarejo de noviembre de 2017 revela que Iglesias no podía saber en verano de 2016 que el excomisario poseía una copia de la tarjeta del móvil sustraída a Bousselham. Esa, por tanto, no podía ser la razón por la que Iglesias decidiese no devolver a su legítima propietaria el dispositivo que contenía capturas de pantallas y fotos íntima de la exdirigente de Podemos.