PUBLICIDAD

El que resiste, gana. Por Julio Ariza

|

Era una de las frases preferidas de Camilo José Cela y figura como lema de su escudo nobiliario. En política, las convicciones sirven no solo para llegar a buen puerto sino también para resistir y vadear tormentas. Esta que viene es gorda, pero pasará. Lo importante es pertrecharse ahora bien, hacerse fuertes, unirse en la labor de resistencia, no amilanarse, no renunciar, no ceder. Los españoles de bien, los que queremos la supervivencia de nuestra vieja Nación, los que creemos en una sociedad de valores y familias, tenemos la obligación de alzar una bandera. Ni un paso atrás. Que cada cual ocupe su lugar y haga lo que tenga que hacer. Nosotros vamos a estar a la altura.

Ayer, el más incapaz presidente de la democracia española, el político más felón desde Fernando VII (lo cual es mucho decir), el hombre que siempre acaba renegando de sí mismo y de su propio país, el oportunista que ha entregado su partido y su nación al comunismo chavista, decidió arrasar media España con tal de mantenerse en el poder.

PUBLICIDAD

Han perdido las elecciones pero van a entregar el gobierno a los que odian a España: comunistas, separatistas, golpistas

Pablo Iglesias vio con consternación la caída del muro de Berlín pero va a levantar un muro para volver a las dos Españas, al rencor, al odio, a la inviabilidad del país. Una de sus más repetidas expresiones es que el miedo tenía que cambiar de bando. Pues ya está. Sánchez le acaba de entregar la llave del odio para que empiece con el terror, que en realidad es lo suyo. 

El cambio de régimen acaba de comenzar. Se trata de crear un nuevo régimen político que enlace directamente con la II República y que haga del Franquismo y de la Transición un paréntesis ilegítimo de la historia, un lugar oscuro y frío, algo así como una pequeña edad media llena de fantasmas y de ogros (los comunistas, en el fondo, son muy básicos). 

Lo primero será continuar con el cambio antropológico de la sociedad española: mucha política de género, mucho feminazismo, mucha mentira histórica, mucha eutanasia, muchas identidades de salón (animalismo, veganismo, ecoprogresismo, republicanismo etc). Simultáneamente, Cataluña, indultos y el reconocimiento de la autodeterminación. Y como broche, como lazo del paquete completo, la república. Que Felipe VI sea muy consciente porque para enlazar con la Segunda República lo primero es acabar con la Monarquía. Vamos de cabeza a un cambio constitucional a medio plazo. 

Sánchez ha entregado su partido al chavismo y se acaba de convertir en el Largo Caballero del momento, pero con el estalinista Orlov de vicepresidente, que le va a destruir.

PUBLICIDAD

Malos tiempos. Pero que no se equivoquen. La derecha sociológica española es muy fuerte. Resistirá, se revolverá y ganará la partida de la democracia y de la libertad. Hay que empezar a trabajar para que no conviertan a España en la Venezuela del Mediterráneo, que es su objetivo. Tenemos que agruparnos, fortalecernos, inmunizarnos. Hay que volver a las esencias para salvar la libertad. Hay que volver a las raíces para proteger el árbol. El que resiste, gana. Y vamos a ganar.

Y el que busque un refugio, que vaya con nosotros.