TSUNAMI RECONOCE SU FRACASO

El separatismo utiliza el fútbol para volver a las barricadas

|

La protesta convocada por la plataforma separatista Tsunami Democràtic con motivo del clásico apenas incidió en la disputa entre el FC Barcelona y el Real Madrid, si bien derivó en disturbios en la calle, donde grupos incendiaron barricadas, ante lo que los Mossos d’Esquadra cargaron. Además, trataron de invadir el Camp Nou.

Los disturbios, que aminoraron coincidiendo con la salida de los más de 90.000 espectadores del estadio barcelonista una vez acabado el partido, se reprodujeron más lejos del Camp Nou y han dejado nueve detenidos y 60 heridos -58 leves y dos menos graves-.

Tsunami Democràtic, que había convocado una protesta desde las 16.00 horas en las cuatro esquinas del estadio y que ha reconocido su fracaso, reunió hasta las 17.00 horas a unas 5.000 personas, que llevaban cartulinas azules con el lema «Spain, sit and talk» (España, siéntate y habla), que hicieron visibles durante la disputa del clásico.