INDEMNIZACIÓN DE 200.000 EUROS

El ultraizquierdista Lanza, condenado a 20 años de cárcel por el asesinato de Laínez

|

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha condenado al ultraizquierdista Rodrigo Lanza a una pena de 20 años de prisión por el denominado ‘crimen de los delitos’ por un delito de asesinato consumado con alevosía, con la agravante de obrar por motivos ideológicos y la atenuante de embriaguez. Deberá indemnizar con 200.000 euros a la familia de la víctima, Víctor Laínez, y al Salud. La sentencia se puede recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA).

La magistrada María José Gil Corredera ha redactado la sentencia, hecha pública este miércoles, 23 de septiembre. El fallo incluye para Lanza la inhabilitación absoluta durante todo el tiempo de condena, más costas procesales. Lanza indemnizará a la madre de la víctima con 50.000 euros, a cada uno de los dos hijos con 50.000 euros, y otros 50.000 se distribuirán entre los tres hermanos. Asimismo, deberá pagar 5.620 euros al Servicio Aragonés de Salud.

Mediante la sentencia, «se abona al acusado la totalidad de prisión provisional sufrida por esta causa en el cumplimiento de la expresada pena de privación de libertad, situación en la que continuará» Lanza en la prisión de Zuera (Zaragoza).

«Aunque -Rodrigo Lanza- no tuviera la intención de causar la muerte de Victorino Lainez, al menos era probable que la muerte se produjera ante la contundencia de los golpes dados, asumiendo dicha probabilidad y debe de responder por ello», recoge la sentencia, que recalca que la causa de la agresión fueron los motivos ideológicos y que la víctima no tuvo posibilidad de defenderse.

En la resolución, la magistrada Gil Corredera recuerda que Rodrigo Lanza ya fue condenado -por dejar tetrapléjico a un policía local de Barcelona-.

La causa precisa de la muerte de Laínez fueron los severos traumatismos craneoencefálicos, que le provocaron una parada cardio-respiratoria compatible con una confusión de fuerte intensidad en la región temporo-parietal derecha y frontal derecha e izquierda.

La víctima, continúa la sentencia, sufrió un importante traumatismo facial con múltiples fracturas en los huesos propios nasales, el tabique nasal, la pared medial de ambos senos maxilares, la órbita derecha y el dorso nasal, «fracturas que no eran consecuencia de la caída».

La magistrada pone de relieve en la sentencia que «en el cuerpo de Víctor Laínez no existían lesiones en extremidades superiores que indicaran la existencia de defensa o lucha» y que la Policía Nacional no halló ninguna navaja durante la inspección ocular.