PUBLICIDAD
INDIGNACIÓN EN LA FAMILIA DE LAÍNEZ

El ultraizquierdista Rodrigo Lanza, condenado por ‘homicidio imprudente’ por la muerte de Víctor Laínez

|

El jurado popular ha declarado culpable al ultraizquierdista Rodrigo Lanza por homicidio imprudente de Víctor Laínez, de 54 años, que vestía unos tirantes con la bandera española y ha apreciado que actuó por motivos ideológicos.

La decisión ha indignado a la familia de Laínez. “No entendemos nada, en un año o así está en la calle”, han dicho a la salida de los juzgados.

PUBLICIDAD

El juicio comenzó el pasado 4 de noviembre con las intervenciones de la fiscal, los abogados de la acusación y la defensa, así como el acusado, quien respondió únicamente a las preguntas de su abogado. La vista se prolongó hasta este martes, día 12, compareciendo 16 peritos y 34 testigos. El jurado ha estado formado por nueve personas y ha deliberado a lo largo de este miércoles y jueves.

El Ministerio Fiscal, la acusación particular, ejercida por la familia de Laínez, y la acusación popular, que representa VOX, solicitaron una pena de 25 años de prisión por asesinato con las agravantes de alevosía y motivación ideológica.

En su exposición, el Ministerio Fiscal resaltó que los forenses estiman que Lanza utilizó un objeto contundente por la intensidad del traumatismo, pero el objeto no fue encontrado. La fiscal dejó claro que Laínez no tuvo “capacidad de defensa alguna”, de ahí que lo consideró un ataque con alevosía.

Después de este golpe, Laínez se quedó “inconsciente e inmóvil” en el suelo, pero Lanza no cesó y le propinó “patadas”, se agachó y le dio “puñetazos en el rostro”, hasta que le dijeron que parara, momento en el que se levantó, se fue y desapareció del lugar. Víctor Laínez falleció cuatro días después de sufrir la agresión y Lanza fue detenido el día 11 de diciembre de 2017 por la Policía Nacional. 

El abogado de la familia de Laínez, Juan Carlos Macarrón, argumentó durante el juicio que el origen de la agresión “fue ideológico” y que se intentó “confundir con una pelea”, pero “nadie retenía” a Lanza y sus acompañantes cuando salían.

PUBLICIDAD