HABRÁ 'MESA DE DIÁLOGO'

El volantazo de Moncloa que evidencia su dependencia absoluta de ERC

|

El Gobierno del frente popular ha rectificado su decisión de aplazar a después de las elecciones catalanas el inicio de la mesa de diálogo pactada con ERC, tras el enfado que este anuncio ha generado en los republicanos, cuyo portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, se ha reunido este mismo jueves con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Frente a lo que mantuvo por la mañana, Moncloa dijo por la tarde estar dispuesta a constituir la mesa de diálogo con el Govern catalán sobre el conflicto en Cataluña «antes de las elecciones catalanas», según indicó un nuevo comunicado del Palacio de la Moncloa.

En una nota anterior, el Ejecutivo manifestaba que esperaba «poder iniciar dicho diálogo» en cuanto se hubiesen celebrado los comicios en Cataluña y se hubiera constituido un nuevo Govern, un anuncio que ERC no tardó en denunciar por considerarlo un incumplimiento flagrante de su acuerdo de investidura con el PSOE.

En ese acuerdo, se estipulaba que la mesa de diálogo pactada entre el Gobierno nacional y el autonómico tendría que constituirse en los 15 días siguientes a la formación del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Moncloa dijo horas después que estaba dispuesta a «celebrar la mesa de diálogo entre gobiernos acordada, antes de las elecciones catalanas». Y expresó su sorpresa porque se haya puesto «en duda» su «voluntad de dialogar» y su «compromiso de cumplir con los acuerdos pactados».

No en vano, la portavoz del Govern catalán, Meritxell Budó (JxC) vinculó el anuncio sobre el aplazamiento de la mesa de diálogo a la confirmación de «las dudas de entregar cheques en blanco a Sánchez», en una alusión directa a la abstención de ERC que permitió la investidura de Sánchez.

«El Gobierno ha manifestado su clara vocación de iniciar el diálogo con el Govern de Cataluña. Entendemos que, dado el horizonte electoral decidido por el president de la Generalitat, Quim Torra, no se dan las mejores circunstancias para iniciar el diálogo entre gobiernos, cuando uno de ellos ha puesto punto y final a la legislatura y el nuevo Govern no podrá constituirse hasta la celebración de las elecciones anunciadas», explica el nuevo comunicado de Moncloa.

Aun así, y para despejar las dudas que pueda haber respecto de la voluntad del Gobierno de Sánchez a dialogar, el Ejecutivo se abre ahora a constituir la mesa de diálogo antes de las elecciones catalanas.

El comunicado vespertino de Moncloa culminaba así una jornada de desconcierto respecto de los mensajes emitidos por el Gobierno tras el anuncio del adelanto electoral por parte de Torra, que parece haber cogido por sorpresa al Ejecutivo, que veía más probable una convocatoria inminente o ya para el otoño, pero no en el entorno de mayo-junio.