YA ESTÁN AQUÍ

Esa foto. Por Julio Ariza

|

Una imagen vale ciertamente más que mil palabras. En la primera foto de la infamia aparece un vicepresidente del gobierno de España con la camisa rojo-chavista y junto él, como negociadores del futuro del país, sentados, afables, colegueando, los representantes de Arnaldo Otegui, un terrorista que lleva cincuenta años trabajando por la ruptura y la disolución de España, y sobre cuyas espaldas pesa la sangre derramada de demasiadas familias, todas inocentes.

La siguiente foto es la del mismo vicepresidente chavista -disfrazado de hipster- recibiendo a Rufián, otro siniestro personaje que trabaja fanáticamente por la separación de Cataluña y la disolución del país y cuyo modelo es otro criminal: Compayns.

Todos ellos tienen un objetivo común: terminar con la Constitución, romper la convivencia y retrotraernos al infierno de la segunda república, que es el gran fracaso democrático del socialismo español entregado al comunismo y a los separatismos.

Esas dos fotos son el proyecto político que pende ahora sobre el porvenir de España y que podría resumirse en un proyecto de bolivarización comunista para nuestro país. Ya están aquí, y aunque no hay peor ciego que el que no quiere ver, el apeacement de los poderes económicos hacia lo que está pasando con España es para no creer. Les acabará por pasar lo mismo que en Venezuela: Exprópiese, exíliese, encarcélese. Hace tiempo que no dan una vuelta por Miami.

En ese proyecto es esencial destruir la memoria de los españoles mediante una memoria colectiva obligatoria, un dogma, una doctrina, como primer acto netamente totalitario de este gobierno.

En ese proyecto es esencial también borrar del mapa nacional a todos los actores políticos y sociales que no se plieguen al guion totalitario de la izquierda. VOX es señalado y desfigurado como la ultraderecha y el PP como la ultra corrupción. Es un racismo ideológico. Los puros, los impuros. Pero el partido condenado por financiación ilegal es el PSOE, el mayor caso de corrupción son los ERES, a Podemos se le investiga por distintas corruptelas de financiación ilegal (siempre extranjera y quizás vinculada al narcotráfico) y sus amigos políticos, nacionales e internacionales, tienen las manos manchadas de sangre. El régimen bolivariano asesina, tortura, secuestra, viola; el régimen iraní asesina, tortura, secuestra,ahorca a los homosexuales y lapida a las feministas. Pero no pasa nada.

En ese proyecto es así mismo esencial empobrecer el país y terminar con las clases medias españolas. Un pobre dependiente siempre es más dócil que un un trabajador independiente o que un emprendedor. Y es esencial también que los españoles se odien entre sí. Pablo quiere retrotraer a los españoles a la alpargata y al enfrentamiento y Pedro se deja llevar.

Los medios anclados económicamente al sistema repican de campanario a campanario las consignas de ese proyecto totalitario y siguen a pies juntillas el guion. Cada vez que doblan las campanas transmiten no solo la consigna sino también su docilidad frente al poder. “Que lo oigan en Moncloa”. El periodismo ha sido realmente okupado.

Quedan en el recuerdo otras imágenes del vicepresidente chavista: la de su compromiso con los batasunos en la Herriko Taberna (con elogio político a ETA incluido), la de las lágrimas de cocodrilo por la muerte del criminal Hugo Chávez, la de su apoyo al genocida Maduro, la de su elogio del Ché (que firmó más de 550 sentencias de muerte y asesinó con sus propias manos) etc etc etc

Ya están aquí.