JOSÉ LUIS DEL POZO

‘Frente al coronavirus se ha llegado tarde a todo’

|

Conversación tranquila de Josep María Francás con José Luis del Pozo León, director del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Microbiología de la Clínica Universidad de Navarra, Pamplona.

JMF: ¿Cómo ves la situación actual?

JLdPL: Aunque suene paradójico estamos pasando la parte fácil. Hemos puesto toda la maquinaria sanitaria a trabajar para covid19. Gracias a todo el personal sanitario (excelente) hemos logrado hacer frente al tsunami que ha supuesto esta pandemia. Lo hemos pagado directamente con muchas vidas humanas e indirectamente con un daño incalculable sobre nuestro sistema sanitario. Pero ahora mismo estamos saliendo del agujero. Ahora viene lo difícil. Cómo vamos a hacer el desconfinamiento si no sabemos exactamente quién está en riesgo de sufrir esta infección (más de los que pensamos, a pesar de que probablemente los números de afectados sean mayores de lo que nos dicen). La mayor parte de la población que permanece en sus casas no ha estado en contacto con el virus y son personas susceptibles. La cuarentena no genera inmunidad, y depende de cómo gestionemos el desconfinamiento veremos o no nuevas ondas. Lo difícil ahora es gestionar esta nueva situación que se va a prolongar en el tiempo.

JMF: ¿Propones no desconfinar de momento?

JLdPL: Esa es la pregunta del millón. Está claro que el confinamiento nos ha permitido salvar vidas y proteger al sistema sanitario (y ha sido un verdadero error no haberlo hecho antes). Lo fundamental ahora es tener un plan de desconfinamiento, en ello nos va el futuro. Lo óptimo sería tener un mapa del estado inmune de la población, pero eso significaría testar a millones de habitantes, y eso no es factible. Está claro que la situación actual es insostenible a medio plazo bajo el punto de vista social y económico, pero también está claro que debemos aprender de los errores que se cometieron en cuanto al retraso en tomar medidas de distanciamiento social para no cometer de nuevo los mismos errores que nos lleven a la misma situación en poco tiempo. La idea clave es que el confinamiento no nos ha dado inmunidad, el confinamiento nos ha permitido salvar vidas porque ha hecho que la presión sobre el sistema sanitario se haya reducido permitiendo atender a nuestros pacientes de una manera más racional y segura.

JMF: ¿Tan difícil es que un gobierno consiga en dos meses mascarillas y test rápidos?

JLdPL: Sería ventajista hacer valoraciones a posteriori, pero la verdad es que hemos ido haciendo todo muy tarde. Demasiado tarde. Si a finales de febrero hubiésemos conseguido, no solo mascarillas, sino equipos de protección individual suficientes, si hubiésemos previsto que la atención primaria y las urgencias hospitalarias se iban a saturar (deberíamos haberlas dotado de personal y medios), si hubiésemos conseguido fármacos suficientes con antelación, si hubiésemos previsto que nuestras UCIS se iban a saturar y que no íbamos a tener respiradores para todos, si hubiésemos trabajado para poder hacer PCRs y serologías masivas…, seguro que ahora mismo estaríamos hablando de otro escenario. No es razonable que los que hemos estado a pie de trinchera nos hayamos dado cuenta de estas limitaciones desde el primer momento, y los supuestos expertos que toman decisiones globales vayan mal poniendo parches según van explotándonos los problemas en las narices. La realidad ahora mismo es que ni tenemos EPIS, ni confiamos en los métodos diagnósticos que nos han proporcionado, no tenemos acceso a los pocos tratamientos que probablemente sean eficaces (remdesivir), estemos repartiendo las camas de UCI y tratamientos. Esta situación nos ha llevado a todo el personal sanitario a una toma de decisiones sin precedentes y sin la seguridad de que por encima de nosotros haya un plan…, esto, sin duda alguna, debe hacer que nos replanteemos si son adecuados los órganos y estructuras de gobierno que tenemos. Por ejemplo, IFEMA debería haber estado listo hace dos meses, no es lógico ponerlo en marcha cuando la situación es insostenible, Podemos preguntarnos por qué ha sucedido así, pero lo que no admite discusión es que se ha llegado tarde a todo.

JMF: Hablando de IFEMA, ha sido todo un récord, ¿no?

JLdPL: La pena de todo estos es que con la calidad y capacidad de nuestro sistema sanitario, si hubiésemos contado con las estructuras y equipos suficientes hubiésemos podido probablemente frenar la pandemia con muchísimos menos muertos. No he trabajado directamente en IFEMA, pero es un ejemplo de que se hubiesen podido hacer mejor las cosas. Haciendo un símil automovilístico, a nivel sanitario tenemos los mejores pilotos, pero nos han dado coches malos y encima los directores de equipo no han sabido reaccionar a la situación de carrera en ningún momento. Además, con la falta de pruebas rápidas y de equipos de protección individual, nos han expuesto a accidentes fatales cada día.

JMF: ¿Por directores de equipo debo entender ‘políticos’?

JLdPL: Bueno… los políticos y equipos de expertos que les han ayudado a tomar decisiones…

JMF: ¿Existen estos expertos? ¿Alguien los ha visto?

JLdPL: Desafortunadamente, los que hemos estado peleando en la trinchera de nuestros hospitales bastante hemos tenido con capear el temporal, proteger a nuestros pacientes, compañeros y familias, y no hemos tenido tiempo ni siquiera para valorar las decisiones que esos expertos han ido tomando. Sólo las hemos ido sufriendo.

JMF: ¿Qué piensas que habría que haber hecho?

JLdPL: Básicamente tener un plan de contención definido desde un inicio y transmitido a cada comunidad. Ha habido una desconexión clara entre el Ministerio y Salud Pública y la situación real que hemos vivido en los hospitales. Cuando hablamos de pandemias o epidemias lo crítico es adelantarse a los acontecimientos. Más vale que lo tachen a uno de exagerado respecto a las medidas de contención, a que la pandemia nos pase por encima debido a la falta de planificación. Mi opinión personal es que no se ha contado en los gabinetes de expertos con los especialistas clínicos que han estado al frente de cada hospital o en atención primaria. En este sentido me gustaría hacer hincapié en que en la mayoría de hospitales con unidades de infecciosas, han sido éstas las que han liderado y guiado con la ayuda de neumólogos, internistas, intensivistas (inicialmente, y luego con la práctica totalidad de especialidades) la actuación clínica ante la pandemia. Esto es realmente paradójico si pensamos en que España es uno de los pocos países de Europa en que la especialidad de infecciosas no está reconocida. Por otro lado me ha parecido un error garrafal no haber compartido recursos entre comunidades.

JMF: ¿Cómo se explica con un confinamiento tan duro que sigan habiendo muchos contagios?

JLdPL: La verdad es que el número de contagios ha ido descendiendo paulatinamente, pero el contacto social, lógicamente, no puede ser cero. Hemos seguido compartiendo espacios comunes como supermercados, ciertos trabajos, etc., además hay que tener en cuenta que una persona que sale por ejemplo al supermercado expone secundariamente a los miembros de su familia, de la misma manera que potencialmente lo pueden hacer profesionales sanitarios, policía, bomberos… Los pacientes diagnosticados y no ingresados han vuelto a sus casas y han pasado allí la enfermedad, exponiendo secundariamente a sus convivientes, del mismo modo que los pacientes dados de alta. El objetivo del confinamiento es aplanar la curva de nuevos diagnósticos para que los hospitales tengan recursos para atender a la población de una manera ordenada. El objetivo del confinamiento no es bajar a cero la incidencia.

JMF: ¿Te cuadra entonces que aún haya tantos contagios aunque hayan disminuido?

JLdPL: Está claro que el confinamiento ha hecho disminuir el ratio de contagios, pero el virus sigue circulando en la comunidad y eso hace que a menor escala sigamos teniendo contagios.

JMF: La sanidad española, con tanto sanitario contagiado y el número más alto de muertos por habitante, ¿era menos buena de lo que se decía?

JLdPL: Creo que los profesionales sanitarios españoles hemos estado muy por encima de la altura de lo previsto. Hemos trabajado en primera linea, todos juntos, de manera muy solidaria y en muchos casos sin los equipos e infraestructuras necesarias. Creo que la profesionalidad del sector sanitarios está fuera de toda duda. El número de sanitarios contagiados indica claramente el riesgo al que nos estamos exponiendo para intentar salvaguardar el bien común de la salud de la población. Creo que este es un buen momento para que los que mandan se planteen si las condiciones de trabajo que tenemos los sanitarios en España son las más adecuadas. Yo particularmente estoy más que satisfecho de haber visto cómo han respondido todos y cada uno de los compañeros sanitarios que han luchado codo con codo y de manera desinteresada a lo largo de las últimas semanas. Me molesta especialmente lo de ser héroes. Aquí no hay héroes, sólo personas que hacen su trabajo de la mejor manera posible para intentar evitar las situaciones dramáticas que a pesar de todo hemos vivido. Esta es nuestra profesión y nuestra vocación, y lo es dentro de una pandemia y fuera de la misma. Creo que se ha demostrado que los profesionales sanitarios somos profesionales vocacionales al servicio de la sociedad. No nos importa trabajar sin descanso, en situaciones de riesgo, sometidos a estrés físico y mental,…, y eso somos capaces de hacerlo ahora porque estamos acostumbrados a hacerlo siempre. Creo que es un buen momento para que se valore el trabajo que hacemos y hemos hecho cada día. En mi caso particular quería destacar también la integración y trabajo en común en Navarra de la sanidad pública y privada. Muy por encima de intereses políticos o administrativos, a nivel de la atención médica a la población hemos estado juntos compartiendo recursos y profesionales, y gracias a eso hemos salido adelante.

JMF: ¿Colaboración público privada? Están hablando desde el gobierno justo de mimar a la pública y huir de la privada. Del virus, la lectura que hacen es abrazar lo publico más y más…

JLdPL: Está claro que la red sanitaria en España se compone tanto de la sanidad pública como de la privada. Ni toda la privada es igual ni toda la pública es igual. En situaciones como la que estamos viviendo, y con la experiencia de nuestra comunidad, la colaboración ha sido claramente sinérgica.

JMF: Se habla de tener una sanidad preparada para estas catástrofes, ¿cómo se hace esto?

JLdPL: La última fase a alcanzar tras el desconfinamiento es la fase de preparar el sistema sanitario para la próxima pandemia… es decir, en cuanto acabe esto (acabará definitivamente cuando tengamos una vacuna) debemos prepararnos para la próxima pandemia que llegará más pronto que tarde. Debemos modernizar nuestro sistema sanitario, debemos invertir más en investigación biomédica, debemos generar más conocimiento en cuanto a vacunas y tratamientos, es decir, que esto no ha dejado de ser una especie de simulacro que debería hacernos ser más conscientes de lo que significa el término Salud Global.

JMF: Más investigación es lógico pero, ¿más hospitales y más camas o más sanitarios?

JLdPL: Se me ocurren múltiples mejoras para estar mejor preparados…lo primero es mejorar las condiciones de precariedad en las que trabajamos los profesionales sanitarios, lo segundo es crear la especialidad de Enfermedades infecciosas en España, lo tercero es “rejuvenecer” nuestra red de hospitales…, todo eso sin hablar de la inversión en recursos para investigación. Sin especialidad de infecciosas no hay relevo específico para los que estamos ahora mismo liderando este campo en España, y sin oportunidades para los investigadores jóvenes no hay posibilidad de mejora.

JMF: Ojalá te escuchen, mil gracias y un abrazo. Seguimos en contacto que va para largo.

JLdPL: Gracias a ti. Abrazo fuerte.