TRAS LA SENTENCIA DEL PROCÉS

Fuego y terrorismo callejero: caos en Cataluña por la violencia separatista

|

Las protestas convocadas contra la sentencia del 1-O ante las sedes de la Delegación del Gobierno en Barcelona y las subdelegaciones en Gerona, Tarragona y Lérida han acabado con graves altercados y cargas policiales, y han dejado al menos a tres detenidos.

Los disturbios más graves se han producido ante la Delegación en Barcelona donde grupos separatistas violentos y encapuchados han intentado superar el cordón de seguridad que protegía el edificio, y según un balance del Sistema d’Emergències Mèdiques (Sem), a las 21 horas había tres heridos. Además, han encendido una veintena de hogueras por la ciudad y han quemado numerosos contenedores.

Al margen de esa movilización, ANC y Òmnium han convocado un acto cerca de la Delegación del Gobierno y grupos de vándalos son los que finalmente han protagonizado los disturbios en esta zona.

Tras casi dos horas de lanzamientos contra los antidisturbios e intentos de superar la valla, los Mossos d’Esquadra y la Policía Nacional han dispersado a los manifestantes y se han producido carreras en el centro de la ciudad, con varias hogueras y destrozos.

En Gerona, unas 9.000 personas, según la Policía Local, se han concentrado ante la subdelegación y también ha habido incidentes y cargas policiales protagonizados por grupos que han hecho lanzamientos de objetos hacia la línea policial.

También ha habido incidentes en Tarragona protagonizados por unas 500 personas ante la Subdelegación, en la plaza Imperial Tarraco, con lanzamientos hacia el cordón policial que protegía el edificio y cargas policiales para dispersar a manifestantes, que han quemado contenedores y han hecho barricadas.

En Lérida ha habido 6.000 concentrados en el momento de máxima afluencia ante la Subdelegación y los Mossos han cargado después de que grupos hayan tirado velas, cristales, latas y ramas de árbol al cordón policial, además de quemar una bandera española y algunos contenedores