POR CARIDAD, QUE SE VUELVA

Garzón en Nueva Zelanda. Por Julio Ariza

|

Es lo que tiene ser comunista y estar en la nomenklatura. Desde que el ahora ministro de consumo, nosecuantos Garzón, se fue de viaje de novios nada menos que un mes (como todo el mundo), a Nueva Zelanda (como la gente del barrio), y a todo lujo (como un trabajador más) ya no es el que era. No viajaron más lejos porque aquello ya son las antípodas, que si no…. Pero, ¡ay!, desde que el flamante Garzón volvió de Nueva Zelanda todo lo demás le parece poco, pequeño, precario. Ni Canarias, ni Baleares, ni Benidorm, ni Marbella, ni Asturias, ni País Vasco, ni Galicia, ni la costa Ballena ni la Blanca ni la Brava ni la de Azahar ni nuestro turismo interior, nada de nada, el turismo en España no merece la pena y además le debe de parecer de pobres. Donde esté Nueva Zelanda que se quite todo lo demás. Ahora, de ministro, como no tiene nada que hacer, salvo amagar y no atreverse después con las empresas del juego, le ha dado por meterse con el sector turístico español.   

Según este imprudente, el sector del turismo en España es “estacional, precario y de bajo valor añadido”. O sea: a por él. 

No es el coronavirus lo que puede terminar con el sector, sino ministros como éste. Ese desprecio resulta inadmisible en un ministro de España. ¿Y Ud. qué ha hecho por este país, salvo vivir del presupuesto? El turismo es probablemente el sector más castigado por el estado de alarma decretado con ocasión de la pandemia del Covid-19. Representa el 13% del PIB nacional, genera el 12% de puestos de trabajo y es líder mundial. Este país, su gente, depende en buena medida del sector. Llevamos muchos años, mucho esfuerzo, mucho trabajo para tener el sector turístico que ahora tenemos. Ochenta millones de personas nos visitan año tras año porque son, según se deduce de las palabras del singular ministro sin oficio, completamente imbéciles y se dejan timar. ¿Para quién trabaja Garzón? (Eso se preguntaban muchos militantes del PCE cuando entregó el partido a los de Iglesias) ¿De qué país es ministro? ¿De Grecia, de Italia, de Turquía? 

En 2018, el turismo generó dos millones y medio de puestos de trabajo; dos de cada 10 empleos generados se crearon en el sector turístico, y el nivel de emprendimiento y de excelencia empresarial sitúan a España como la segunda marca turística más reconocida del mundo. Pero a Garzón, desde que fue a Nueva Zelanda y tardó un mes en regresar, todo esto del turismo español le parece una cosa de Fraga y Palomares, algo de andar por casa, precario, estacional y de poco valor añadido. 

La primera función de un ministro es no molestar. Por caridad, que se vuelva a Nueva Zelanda y no regrese ya más.