El Gobierno catalán reconoce al bufete de Jaume Asens por sus denuncias contra la Policía

|

El Gobierno de la Generalidad no se esconde. Este miércoles otorgaba uno de los galardones al Civismo del Departamento de Bienestar Social al Centro Irídia, asociación encargada de prestar asesoría jurídica a los -a su juicio- «afectados por las cargas policiales» en los disturbios separatistas.

Este papel se ha visto reforzado en los últimos años debido al apoyo del Ayuntamiento de Barcelona desde la llegada a la Alcaldía de Ada Colau, y a los lazos profesionales de su directora, Anaïs Franquesa, con el exregidor y actual número uno de los comunes en el Congreso Jaume Asens.

Irídia fue galardonado junto a la asociación valenciana Horta Sud, por «la excelencia en su trabajo y trayectoria de servicio al país», en referencia a Cataluña.

Hace apenas un mes, Colau concedía -sin ningún tipo de reparos- una subvención de 9.700 euros al centro Irídia. La alcaldesa de Barcelona volvía así a hacer gala de su incoherencia. Y es que, mientras por un lado lamentaba el coste de los daños ocasionados en Barcelona, dos millones de euros, por otro se dedicaba a regar con dinero público a los abogados de los violentos detenidos por provocar estos destrozos.

Así, el Consistorio barcelonés premió con nada menos que 9.700 euros al centro Irídia para que prestara asistencia psicosocial y asesoría jurídica «a todas las personas heridas o afectadas por las cargas policiales o por estrés, ansiedad o angustia vinculadas a las situaciones de tensión en el marco del ejercicio del derecho a la protesta».

Cabe recordar además que Irídia lanza a través de las redes sociales todo tipo de acusaciones contra las Fuerzas de Seguridad: hablan de «actuaciones incorrectas» de los agentes y manifiestan que están investigando los «excesos policiales».