EN LOS CENTROS DE CUSTODIA

Guardias civiles exigen refuerzos ante una ‘auténtica avalancha’ de inmigrantes en Murcia

|

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha solicitado el delegado del Gobierno en Murcia, José Vélez, que se refuerce la vigilancia de los centros de custodia de inmigrantes en cuarentena, que actualmente están ubicados en el Polígono Industrial de Cartagena, en el Albergue el Valle de Murcia y en el Albergue del Cenajo, así como que se adecuen las instalaciones para una adecuada prestación del servicio de vigilancia.

El sindicato de guardias civiles ha reconocido que este verano se han incrementado la llegada de pateras con inmigrantes irregulares procedentes de Argelia, en lo que supone «una auténtica avalancha de inmigración», a la que hay que sumarle la especial situación de la pandemia del Covid-19 y las extraordinarias medidas que hay que adoptar.

Desde AUGC consideran que el campamento provisional de atención sanitaria y custodia en el Puerto de Escombreras ha mejorado la gestión de esta cuestión, pero es «del todo insuficiente, dado que las pruebas positivas de Covid-19 de muchos inmigrantes y la posterior cuarentena del resto no se han gestionado adecuadamente y están ocasionando un caos en la organización de servicios de la Guardia Civil en nuestra Región».

Actualmente la Guardia Civil está custodiando tres localizaciones con inmigrantes irregulares en situación de cuarentena sanitaria, tanto en Cartagena como en los albergues del Valle y el Cenajo.

En este sentido, se han quejado de que «los guardias civiles están prestando el servicio de custodia en situaciones lamentables, de tal modo que al principio la realizaba una sola patrulla que no tenía relevo, aunque en los últimos días se ha elevado a una media de dos patrullas de vigilancia por centro de custodia. Nuestros compañeros están realizando jornadas de 9 horas y en el caso del Cenajo de 10 horas por su lejanía», han criticado.

«Todo ello es totalmente insuficiente para custodiar a centenares de inmigrantes que como ya se ha comprobado se fugan sin ser detectados (por la escasez de personal) o peor aún en el caso del Cenajo se tiene constancia de que algunos trabajadores han manifestado no acudir a sus puestos de trabajo de seguir así, por la tensión reinante y el potencial riesgo al que se están viendo sometidos», han asegurado.

Por si todo ello no fuera suficiente, han añadido, «esta situación incide negativamente en la atención de los ciudadanos, puesto que todos los recursos dedicados a la inmigración se detraen de los efectivos de seguridad ciudadana quedando amplias zonas de las compañías de la Guardia Civil Cartagena, de Murcia y de Caravaca sin vigilancia y protección alguna».