PUBLICIDAD
POLONIA CASTELLANOS

‘Hay una auténtica obsesión de la ultraizquierda en perseguir a los católicos’

|

Conversación tranquila de Josep María Francás con Polonia Castellanos, portavoz de la Asociación de Abogados Cristianos.

JMF: ¿Qué es la Asociación de Abogados Cristianos?

PUBLICIDAD

PC: La Asociación de Abogados Cristianos es una asociación con personalidad jurídica independiente que defiende la libertad religiosa, la familia (familia es la familia entre hombre y mujer) y la vida desde la concepción hasta su fin natural y que se nutre exclusivamente de donativos.

JMF: ¿Por qué ‘cristianos’?

PC: Cristianos por dos motivos: Porque todos los que formamos la asociación somos cristianos, en concreto somos católicos y porque los cristianos somos los más perseguidos. En España actualmente hay una verdadera persecución, acentuada más aún durante este estado de alarma (o estado de excepción revestido de estado de alarma). Durante este estado de “alarma” hemos tenido que interponer denuncias y querellas porque se pretende acabar con la libertad religiosa de los cristianos (un derecho fundamental recogido en la Constitución Española) y que no se puede vulnerar ni prohibir en estado de alarma ni de excepción, hemos visto como prohíben misas, las desalojan e interrumpen, increpan y amenazan a las personas que van… una verdadera persecución.

JMF: España es católica de hecho, ¿por qué perseguiros?

PC: Efectivamente, España es católica, y esas son raíces innegables. Pero hay una auténtica obsesión de la ultraizquierda en perseguirlos, eliminar los símbolos cristianos… es lo mismo que hicieron los talibanes: persecución, eliminación de símbolos, imposición…

PUBLICIDAD

JMF: Entonces es una persecución inútil…

PC: No creas, en el fondo es inútil porque estamos en el bando ganador (el de Dios), pero lo que hay que reconocer es que la ultraizquierda ha conseguido que muchos cristianos se acomplejen, que incluso hasta se crean sus mentiras o que tengan miedo. Eso es culpa y responsabilidad de los cristianos, que no hemos sabido defender la vida, defender la fe, la familia… muchos políticos cristianos no solo no han hecho nada sino que han ayudado a que avanzase el anticlericalismo. Cuando nos han dicho que durante el estado de alarma no se podía ir a misa nos lo hemos creído, aunque es mentira, cuando han entrado en casas privadas a interrumpir misas de una comunidad nos hemos dejado… Eso ya se acabó, hay que hacer frente, Cristo dijo “No tengáis miedo”, así que ha llegado el momento de defender sin descanso, y sobre todo sin miedo la vida, la fe y la familia.

JMF: Hablas de que en el Estado de alarma se han prohibido actos de culto, ¿No he oído que la jerarquía protestara nada?

PC: Bueno, nosotros no representamos a la jerarquía, ni siquiera representamos a todos los católicos, ni mucho menos a todos los cristianos. Solo representamos a algunos que ya estamos cansados de que se nos persiga, se vulneren nuestros derechos, se eliminen símbolos, se nos insulte… y que tenemos la necesidad y la responsabilidad de actuar siempre pacíficamente y sobre todo, que vemos aterrados cómo se masacran bebés y como se han masacrado ancianos y se pretende seguir haciéndolo.

JMF: Lo de la ‘otra mejilla’, ¿no hace que el cristiano se resigne fácilmente?

PUBLICIDAD

PC: Poner la otra mejilla no significa que nos usen como un “punching” de boxeo, aunque eso quieren que creamos, insisto en que algunos tienen un odio enfermizo y nos tratarían así. Poner la otra mejilla significa no rendirse, significa seguir a pesar de todo, a pesar todo, a pesar de que los jueces pierden pruebas, a pesar de que no nos aplican la ley, de que nos amenazen, me parece que ya nos han hecho 3 escraches, de que me llaman para amenazarme de muerte y la juez considera que es libertad de expresión. A pesar de que hay jueces que no nos dejan preguntar a imputados…, bueno hay para un libro entero de “irregularidades judiciales”. En definitiva, poner la otra mejilla es seguir a pesar de las adversidades, es tener fe y es confiar.

JMF: ¿Dónde está el límite jurídico a la libertad de expresión?

PC: El límite es muy claro: En el insulto, en la falta de respeto, en el escarnio deliberado: eso no es libertad de expresión. Me sorprende muchísimo que los mismos jueces y el mismo gobierno que defiende que la libertad de expresión incluye el insulto, la vejación, el escarnio y hasta la amenaza de muerte ahora diga que la simple crítica al gobierno es delito de odio. Es evidente que hoy en día sí amenazas, insultas, vejas a los cristianos, es libertad de expresión. Pero no es eso lo que dice el código penal. Por eso tenemos que actuar y no vamos a permitir que nos sigan persiguiendo, insultando… sin hacer nada, eso ya se acabó.

JMF: Por eso te he preguntado por el límite jurídico, el limite real es que depende de quién insulta, ¿no?

PC: Eso parece para algunos jueces y algunos políticos. Pero la ley es clara, la jurisprudencia, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dicen que no es libertad de expresión el insulto, ni la ofensa deliberada. En Canadá de hecho estaba regulado a la perfección: “Ninguna persona será condenada por un delito en virtud de esta sección por expresar de buena fe y en un lenguaje decente, o intentar establecer mediante un argumento utilizado de buena fe y transmitido en un lenguaje decente, una opinión sobre un tema religioso.” Y el Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo y el TEDH han dejado muy claro que la libertad religiosa es un derecho fundamental que en caso de duda, debería primar sobre la libertad de expresión. Sentencia Otto Preminger por ejemplo. En cualquier caso que no nos engañen, es lógico que no hay libertad de expresión en perseguir a los cristianos, al menos no en una democracia.

JMF: ¿Cuál es la sentencia Otto Preminger?

PC: La sentencia Otto Preminger contra Austria. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos al examinar los límites de la libertad de expresión respecto de la libertad religiosa, ha manifestado que dicha libertad, además de la prohibición de la incitación al odio, puede ser legítimamente restringida para proteger los sentimientos religiosos de los creyentes, los cuales considera garantizados por el artículo 9 del Convenio (sentencia Otto Preminger Institut c. Austria, de 23 de agosto de 1994). Se trataba de una película en la que arremetían contra una confesión religiosa, esa película se prohibió en Austria. Bueno el caso Otto Preminger es realmente parecido al de Netflix: Ridiculizan a Cristo, la Virgen… En Austria se prohibió, recurrieron al TEDH y éste dio la razón a la prohibición de Austria. Hay más sentencias en este sentido.

JMF: Por lo que explicas habrá que recurrir constantemente a Estrasburgo…

PC: Bueno, en España todavía hay jueces justos y que aplican la ley por igual, desgraciadamente no todos.

JMF: Pero el Constitucional es de lo más político y el Supremo me da que también…

PC: De hecho hay una asociación de jueces (de cuyo nombre no quiero acordarme) que manifiesta públicamente que no debería existir un delito contra los sentimientos religiosos. Eso es una auténtica barbaridad. No sólo porque deberían limitarse a aplicar la ley (y ese es un delito recogido en el código penal) sino porque además en prácticamente todos los países del mundo se recoge ese delito (en 22 de la Unión Europea). En aras de la tolerancia y la democracia tratan de politizarlo. Lo de la fiscal general es una barbaridad propio de una dictadura. Pero para esos casos, en que los jueces apliquen la política y no la ley, nos queda Estrasburgo ya tenemos un caso allí.

JMF: Hablas de que ‘eso’, no hacer nada, ‘ya se acabo’, ¿cómo se acaba eso?

PC: De muchas formas. Las injusticias se combaten día a día. Desde el alcalde de un pueblo que quiere tirar la Cruz a un jefe que te dice que no acudas a trabajar con crucifijo. No hay que avergonzarse, es un orgullo ser Cristiano o como un caso que tuvimos de un médico que tenía una Cruz en su consulta. Hay que defender la fe, y si alguno teme represalias, que todo el mundo sepa que cuenta con la Asociación de Abogados Cristianos para apoyo, para defensa. Tenemos todo el derecho a exteriorizar nuestra fe, a tener símbolos cristianos en nuestras plazas, en nuestros municipios, a realizar procesiones, romerías (esto último lo quieren prohibir ahora, por cierto, permiten el rezo durante el Ramadán en la vía pública, muy respetable, y conciertos, pero quieren prohibir nuestras procesiones). Hay que hacer frente, un ejemplo es el pueblo de Callosa de Segura, sin miedo. Y la plataforma en defensa de la Cruz del parque Ribalta en Castellón.

JMF: El maldito virus, ¿ha servido de excusa para descristianizar más España?

PC: Por supuesto, no sólo descristianizar sino perseguir y yo diría que imponer una dictadura. Yo nunca he vivido una, pero entiendo que es esto: prohibir las misas en el exterior, romerías procesiones. Arremeter contra los más débiles (ancianos, enfermos y no nacidos). Prohibir críticas al gobierno. Entrar en tu casa. Al menos se parece mucho a lo que me contaron y vi en Cracovia con los nazis y los comunistas. Es evidente que cuando no importan los ciudadanos (los ancianos, los enfermos) y solo se trata de avanzar en una ideología entramos en una dictadura. A Stalin no le importó matar de hambre a miles de Ucranianos (el holodomor), solo le importaba su delirante comunismo. En España estamos viviendo lo mismo. Pero insisto: eso de acabó. No vamos a dejar que eliminen nuestras procesiones… son nuestra historia, nuestra tradición, nuestro derecho. Por eso ya hemos interpuesto un recurso ante el Tribunal Supremo y están estudiando medidas cautelares y no descartamos interponer más acciones legales. Se acabó el miedo, se acabó estar de brazos cruzados. Si no luchamos por algo tan importante como la vida, la fe, la familia, ¿por qué lo íbamos a hacer? Tenemos una gran responsabilidad en esta época de la historia y hay que actuar. Por nuestros mayores, por nuestra historia, por nuestra fe, por nuestros hijos…

JMF: Mil gracias Polonia por la parte que me toca, soy humano y cristiano, estamos en contacto para poder volver a hablar cuando se produzcan tanto ataques como victorias. Un beso.

PC: Muchísimas gracias a ti y que Dios te bendiga.