NACIÓ EN LA CUMBRE DE GINEBRA

Incógnitas sobre el ‘Tsunami Democràtic’, el movimiento que colapsa Cataluña

|

El Ministerio del Interior investiga ahora quién está detrás de ‘Tsunami Democràtic’, la plataforma que colapsó el aeropuerto de El Prat en Barcelona tras conocer la sentencia del golpe separatista y que lleva meses preparando la «protesta». «Por supuesto que hay investigaciones, terminaremos sabiendo quién está detrás de estos movimientos del «Tsunami Democràtic», sostuvo este martes el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Surgen varias preguntas después de la declaración de Marlaska. ¿Por qué no se evitó el colapso del segundo aeropuerto con más tráfico de España, que finalizó con más de 100 vuelos cancelados y un hombre de nacionalidad francesa fallecido por un infarto al tener que recorrer cuatro kilómetros por las protestas secesionistas? ¿Dónde estaban los Servicios de Inteligencia?

Nacimiento

La Policía cree que el «Tsunami Democràtic» nació en la cumbre que a primeros de septiembre mantuvieron los principales líderes separatistas en Ginebra. Al encuentro acudieron el prófugo de la Justicia Carles Puigdemont y su sustituto, Quim Torra, entre otros, con el objetivo de recuperar la «unidad de acción» del secesionismo.

Es un movimiento formado por activistas que se reúnen en secreto para planear sus acciones -en ocasiones violentas- y distribuyen las convocatorias a través de una aplicación móvil -Telegram-, utilizando una estructura de comunicación similar a la del operativo del referéndum ilegal del 1 de octubre. Llevaban tiempo trabajando, siempre desde el anonimato, y querían repetir las protestas en Hong Kong contra el hermano comunista chino y paralizar aeropuertos.

Estructura

Según publica eldiario.es las acciones del «Tsunami Democràtic» se preparan como si se trataran de un gran puzzle. «Los participantes se reparten las piezas, una para cada uno, sin que nadie conozca qué pieza tiene el de al lado, y ni siquiera quién tiene alguna de las piezas, cuántas piezas hay o en qué consiste cada una. Unas piezas que solo tienen sentido una vez se unen todas y la acción se conoce», señala este medio. 

Esa forma de organizarse es la misma que permitió entre septiembre y octubre de 2017 custodiar 8.000 urnas del referéndum ilegal sin que las fuerzas policiales ni los servicios secretos pudieran descubrirlas. Su finalidad es formar una red en la que todos sus nodos estén conectados, pero la caída de cualquiera no comporte la caída de todo el sistema.