ADJUDICÓ A DEDO EL RECUENTO

Interior exige a los funcionarios que no revelen los fallos del recuento en las elecciones del 10-N

|

El Ministerio del Interior ha obligado a los representantes de la Administración que el 10 de noviembre se encargarán de enviar al centro de datos los resultados de las mesas electorales que firmen una declaración jurada por la que se comprometen a no airear las incidencias que se puedan producir tanto en el simulacro como el día de la votación.

Según publica El Independiente, el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska impone así la «ley del silencio» a fin de evitar que, si se registraran fallos en el sistema de grabación y envío de los datos, no trasciendan.

Es preciso señalar que este mismo ministerio adjudicó hace dos semanas a Indra el recuento de los comicios. Lo hizo por el procedimiento de emergencia, es decir, sin mediar concurso público, «a dedo».

La empresa se encargará de la gestión y la difusión del escrutinio provisional de los votos por casi seis millones de euros (sin IVA), el mismo precio de adjudicación de las elecciones del 28 de abril.