ACUSADO DE REBELIÓN

Juicio a Trapero: se enfrenta a 11 años de cárcel por su papel el 1-O

|

El mayor de los Mossos d’Esquadra José Luis Trapero ha llegado este lunes a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) para ser juzgado por su presunta participación en el proceso separatista de Cataluña en el otoño de 2017, por el que se enfrenta a una acusación de la Fiscalía de 11 años de prisión por un delito de rebelión.

Trapero ha llegado al tribunal pasadas las 8.30 horas, acompañado de su abogada, Olga Tubau, y ninguno de los dos ha hecho declaraciones a los numerosos medios de comunicación que se han congregado a la entrada para cubrir una vista oral que suscita gran expectación.

También están ya en la Audiencia Nacional los otros tres acusados en este juicio, el ex secretario general de Interior de la Generalitat César Puig, el exdirector de los Mossos Pere Soler y la intendente Teresa Laplana. Los dos primeros están acusados de rebelión y el Ministerio Público también pide 11 años de prisión para cada uno; la tercera se enfrenta a una condena por sedición por la que se solicitan 4 años de cárcel.

Sobre la misma hora ha llegado el actual jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, para presenciar esta primera sesión de la vista oral contra el que fue su antecesor en el cargo.

El inicio del juicio está programado para las 10.00 horas y el tribunal de la Sección Primera de la Sala de lo Penal que preside la magistrada Concepción Espejel ha previsto sesiones diarias, salvo los viernes, que se alargarán previsiblemente hasta finales de marzo, pues además de los cuatro acusados se prevé que declaren más de un centenar de testigos.

A diferencia del juicio del ‘procés’, que se celebró en el Tribunal Supremo, ubicado en el centro de Madrid, la Audiencia Nacional ha preferido utilizar su sede en San Fernando de Henares, a unos 20 kilómetros de la capital, en vez de hacerlo en las salas de vistas de la sede principal de la calle Génova.

A pesar de la ubicación de la vista oral lejos de Madrid, la expectación mediática ha sido muy alta: decenas de periodistas y medios gráficos se han agolpado a la entrada del tribunal desde primeras horas de la mañana para presenciar la llegada de los principales protagonistas.

Sin embargo, el número de comunicadores acreditados para cubrir este juicio dista mucho de la cantidad que se registró los primeros días del juicio del proceso secesionista en el Supremo: mientras que en aquella vista oral -que comenzó hace casi un año- la oficina de prensa del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) recibió más de 600 solicitudes de acreditación de periodistas de 150 medios, el proceso contra Trapero, Puig, Soler y Laplana se ha quedado en aproximadamente un centenar de peticiones, de las que ninguna corresponde a medios extranjeros.