DEL GOBIERNO SOCIALCOMUNISTA

La carta íntegra de Tertsch a los eurodiputados alertando de la ley sectaria de memoria

|

El eurodiputado del VOX, Hermann Tertsch, ha escrito una carta a las autoridades europeas denunciando la ley de memoria que prepara el Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez, que conllevará la conversión del Valle de los Caídos en un cementerio civil y la expulsión de los monjes benedictinos.

La carta íntegra:

Estimados colegas:

Queremos informarles de la extremadamente alarmante aprobación por parte del Gobierno socialcomunista español de un proyecto de ley denominado “Ley de Memoria Democrática”.

Se trata de un anteproyecto de ley basado en una clara y muy peligrosa construcción ideológica comunista, con la que el Gobierno español pretende satisfacer sus intereses actuales concibiendo el pasado nacional como un recurso puramente estratégico para sus fines políticos e ideológicos.

Con este nuevo proyecto de ley, el objetivo del Gobierno socialcomunista de España es difundir entre los ciudadanos una versión ideológica reconstruida del pasado y de la historia de España. Es la versión del Frente Popular, el gobierno liderado por los comunistas que perdió una guerra civil tras secuestrar y destruir la democracia. La exitosa transición de la dictadura a la democracia se basó en un acuerdo nacional por el cual la guerra y la dictadura fueron un fracaso común de una nación dividida que nunca debería repetirse. La nueva ley impone una versión de la historia parcial, unilateral, injusta, manipulada y sectaria.

Como se especifica en el anteproyecto de ley, contradecir la ley -cualquier infracción por parte de los ciudadanos- será sancionado con penas que podrían llegar a los 150.000 euros.
Todo ciudadano que no apoye, siga y obedezca la versión tendenciosa y falsa de la “verdad gubernamental”, la del Frente Popular, sobre el pasado, la República, la Guerra Civil y el franquismo será severamente sancionado.

Para ello, entre los 66 puntos del proyecto de ley por el que el Gobierno español social-comunista pretende imponer las bases para construir una memoria colectiva para todos los españoles, también se prevé la creación de una “fiscalía especializada” en “memoria democrática” y derechos humanos.

Por supuesto, un enfoque tan totalitario y comunista como el del proyecto de ley no podía olvidar las acciones en el campo educativo. La obsesión comunista por el adoctrinamiento en la infancia está contenida en este proyecto de ley a través de los contenidos curriculares obligatorios en la escuela.

Como describió Lenin en “Las tareas de la juventud comunista”, el gobierno socialcomunista de España pretende utilizar la escuela para construir esa memoria colectiva. Pretende que las próximas generaciones de jóvenes españoles se subordinen a sus doctrinas y pretende vincularlas a ellas en cada etapa de sus estudios, educación y formación.

A estas aterradoras medidas se suma la “resignificación” del Valle de los Caídos, un monumento del Estado en las afueras de Madrid donde están enterrados soldados de ambos bandos, el bando nacionalista y el bando republicano.

Mediante la desacralización del templo también se pretende extinguir la Fundación y expulsar
a los monjes benedictinos que hasta ahora gestionan la abadía. El Gobierno pretende convertir el Valle en un cementerio civil y contempla el derribo de la emblemática Cruz del Valle de los Caídos, que es considerada la cruz cristiana más alta del mundo.

Esta eventual destrucción forzosa de la Abadía Benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos es una barbarie y una violación de la libertad religiosa sin parangón en Europa.

La basílica católica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos es la abadía donde fue enterrado Franco y desde donde fue desenterrado y transportado a otro cementerio hace un año por decisión de este Gobierno. La profanación de la tumba fue objeto de fuertes críticas en España.

Esta terrible agresión recuerda la persecución de los cristianos en los años treinta del siglo pasado. Socialistas, comunistas y anarquistas asesinaron en España a más de 12.000 sacerdotes y monjas, decenas de obispos y altos clérigos.

Pedimos a la comunidad europea e internacional apoyo para la defensa del monasterio benedictino y protección a la Santa Cruz, víctimas de la furia vengativa de los socialistas y comunistas, que nunca se han desmarcado de todos los crímenes cometidos por el Frente Popular en España, incluidas muchas masacres de civiles.

El Parlamento Europeo debería pedir al Gobierno de izquierda radical en España que deje de intentar imponer los mitos y mentiras del comunismo como verdad oficial y ponga fin a su intento de reprimir la verdad y de iniciar el enjuiciamiento judicial de los hechos históricos.

Sólo si el Gobierno español frena sus planes y retira el anteproyecto de ley que genera la peor división en la sociedad española, España podrá volver al espíritu de reconciliación que vino con la democracia en la Transición, y que ha permitido estos últimos cuarenta años de paz, progreso y libertad.