PUBLICIDAD
19 DE MAYO

La derrota de Rocroi

|

Tal día como hoy, 19 de mayo de 1643, los tercios españoles sufrían por primera vez una severa derrota: fue en la batalla de Rocroi, en las Ardenas, en Francia.

España se encontraba en guerra con Francia, como tantas otras veces. La acción española sobre Rocroi tenía por objeto aliviar la presión en las fronteras nacionales. Mandaba la fuerza francesa Luis de Borbón-Condé, duque de Enghien. El ejército español estaba compuesto por tercios propiamente españoles y, además, contingentes italianos, alemanes y valones. Ambos contendientes partían en condiciones muy semejantes, con una fuerza de en torno a 24.000 hombres, y el desarrollo de la batalla fue muy igualado. Pero cuando las cargas de la caballería francesa provocaron la huida de los tercios italianos, los españoles quedaron solos frente al enemigo. Aún así, los nuestros aguantaron formando una auténtica muralla humana.

PUBLICIDAD

Las embestidas francesas se estrellaron una y otra vez contra los tercios españoles. Los franceses lograron recuperar varios cañones, lo cual desequilibró la balanza. Pero los españoles, a pesar de sus bajas, seguían sin rendirse, pegados al terreno. Finalmente el duque de Enghien, temiendo la llegada de refuerzos, ofreció a los españoles una rendición honrosa en términos que era imposible rechazar: salir del campo en formación, conservando las armas y con las banderas desplegadas, y dejando marchar a la tropa hasta España sin que nadie les molestara. Así ocurrió, y los supervivientes de Rocroi –en torno a la mitad de la fuerza- regresaron a tierra española.

Es fama que, después de la batalla, un oficial francés preguntó a otro español cuántos de los nuestros habían combatido, y que el español contestó: “Contad los muertos”. En realidad esto es más leyenda que otra cosa. Las bajas del enemigo fueron muy semejantes a las del ejército imperial. Pero sí es verdad que el mayor número de bajas se produjo en los tercios españoles, por la sencilla razón de que los nuestros fueron los que aguantaron hasta el final sobre el campo de batalla, mientras que nuestros aliados huyeron antes. Francia se apresuró a explotar propagandísticamente la victoria. Y el poder del imperio español recibía un duro golpe psicológico.

Otros hechos:
1445: Batalla de Olmedo en el contexto de las guerras civiles castellanas: las tropas de Juan II y Álvaro de Luna derrotan a la liga nobiliaria del infante Enrique de Aragón.
1478: La Corona de Aragón reprime un levantamiento sardo en la batalla de Macomer, que pone fin a la revuelta de Cerdeña.
1520: Carlos I concede a fray Bartolomé de las Casas permiso para poblar Cumaná, en la actual Venezuela.
1579: Las provincias católicas de Flandes firman la paz de Arrás con Felipe II.
1912: Muere en Santander el erudito Marcelino Menéndez Pelayo, nombre esencial de la cultura española en el siglo XX.

PUBLICIDAD