CONTRA LA RECONCILIACIÓN

El PSOE registra una ley de revancha histórica

|

El PSOE ha registrado en el Congreso una proposición de ley de Memoria Histórica todavía más lesiva y revanchista que la anterior, impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y mantenida por Mariano Rajoy con mayoría absoluta.

La nueva ley suprime títulos nobiliarios y condecoraciones otorgadas por el franquismo, encarga al Gobierno las labores de exhumación de fosas y destinar partidas anuales para financiar la exhumación de restos del Valle de los Caídos.

El primer artículo de la ley propuesta por el PSOE está dedicado a «la búsqueda» de los desaparecidos durante la Guerra Civil y del franquismo, y deja claro que esta labor «corresponderá a la Administración General del Estado», sin perjuicio «de las competencias de otras administraciones», que deberán colaborar en estas tareas.

La iniciativa contempla la supresión de los títulos nobiliarios concedidos entre 1948 y 1977 o posterior «que representen la exaltación» de la Guerra Civil y del franquismo.

La futura norma introduce novedades en el régimen sancionador vigente. Mantener la simbología «franquista» pasará de ser una infracción leve a convertirse en una grave, que puede ser objeto de multa de entre 2.001 y 10.000 euros. Además de las multas podrán imponerse sanciones accesorias como el cierre entre seis meses y dos años de los locales o establecimientos públicos donde se produzcan actos de exaltación, el comiso de los bienes, medios o instrumentos con los que se haya preparado o ejecutado la infracción o la prohibición de obtener subvenciones públicas.

La iniciativa del PSOE prevé la aprobación un real decreto que determinará el nuevo marco jurídico que ha de regir el Valle de los Caídos, la institución directora definitiva y sus bienes y, en paralelo, pone fecha de caducidad a la Fundación de la Santa Cruz del Valle.

Los de Pedro Sánchez quieren que el Valle de los Caídos quede definido como «un cementerio civil». Como novedad la futura ley recalcará que sólo podrán yacer allí los restos de fallecidos a consecuencia de la guerra y que «se procederá a la reubicación de cualquier resto mortal que ocupe un lugar preeminente en el recinto», en clara referencia a los del fundador de La Falange, José Antonio Primo de Rivera.

Según el texto de los socialistas, la institución directora del Valle de los Caídos dispondrá de una dotación económica específica en los Presupuestos Generales del Estado para la exhumación e identificación de los resto de las víctimas inhumadas en el Valle, previa solicitud al efecto. La ley también obliga a atender las peticiones de exhumación de estas víctimas y, en el caso de imposibilidad técnica, contempla «medidas de reparación de carácter moral».

Asimismo prevé que en el plazo de un año a partir de la entrada en vigor de la ley se modifiquen la leyes de Asociaciones y Fundaciones para declarar ilegales aquellas que no les gusten como la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), acabando así con el derecho a la libertad de opinión sobre la figura del general y su régimen, o cualquier otra etapa de la historia de España.